El apriete empresario

Con 1800 trabajadores suspendidos comenzaron los despidos en Vaca Muerta

Share

Guillermo Pereyra en una asamblea con petroleros en 2018.

La crisis laboral en Vaca Muerta entró en una fase crítica, según el relevamiento que informó el Sindicato Petrolero de Neuquén. Hay 1800 trabajadores suspendidos y comenzaron los despidos. El Ministerio de Trabajo tiene que intervenir a petición del gremio, que a la vez denunció en los medios que se trata de un apriete de las empresas hacia el gobierno que asumirá en diciembre.

La estadounidense H&P dio órdenes a su seccional argentina para despedir trabajadores. Recibieron el telegrama 50 trabajadores. El gerente local esgrimió ante el gremio que no tiene herramientas para evitar los despidos. La compañía norteamericana va a echar 80 o 90 trabajadores, dicen fuentes sindicales.

Guillermo Pereyra, líder del poderoso sindicato, hizo el repaso de los daños en una entrevista con la radio AM 550 de la capital neuquina. Dijo que, además de los despidos en H&P, la francesa Schlumberger está completamente paralizada y otro tanto sucede con la compañía San Antonio, que quedó en manos de un fondo de inversión estadounidense liderado en el país por, Luis María Blaquier, el ex administrador del Fondo de Garantías de Sustentabilidad del ANSES nombrado por Mauricio Macri en el inicio de su gestión.

El Sindicato de Petroleros esgrimió que en el fondo de la avanzada patronal sobre los trabajadores se encuadra un apriete al gobierno de Alberto Fernández, que asumirá el 10 de diciembre.

Las empresas petroleras mantuvieron una alianza con el gobierno de Mauricio Macri hasta que se desencadenó la crisis de la deuda, en la primera mitad de 2018. La primera acción macrista que afectó a las petroleras fue el recorte a los subsidios otorgados a la producción de gas en Vaca Muerta. Esa medida generó una demanda judicial de Tecpetrol, el brazo petrolero del Grupo Techint, del magnate Paolo Rocca, quien hasta entonces fungió como aliado clave del presidente.

Las relaciones empresariales con el gobierno se tensaron más con el congelamiento del barril de petróleo. Esa decisión fue tomada por Macri después de perder las PASO. Respondió a la necesidad de congelar los precios del combustible en las estaciones.

De cara al cambio de mando, las petroleras avanzaron con una estrategia para marcar la cancha. Vía medios aliados a fuerza de pauta, las empresas tratan de instalar sus intereses como los intereses del país. La estrategia es sentar que su renta es la herramienta para garantizar las inversiones. La crisis laboral es un medio para presionar a las autoridades por asumir.

Share