El mapa del colilargo

Dos roedores transmisores de hantavirus tienen distribución en Mendoza, según científicos

Share

 

La Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM) difundió un mapa de la distribución de los roedores involucrados en la transmisión del Hantavirus en Argentina en el que se visualiza que Mendoza alberga dos de ellos, el Oligoryzomys occidentalis (en el Norte, Este y Sur de la provincia) y Oligoryzomys longycaudatus (en el Sur de Mendoza), ratones “pequeños, de pelo corto, dorso parduzco a rojizo, vientre blanquecino y cola muy larga, más que el cuerpo”, según la descripción aportada por los científicos.

Por hantavirus murieron ya 14 personas en todo el país, 11 de ellas contagiadas en la zona cordillerana del sur del país, dos en el noroeste y dos en Buenos Aires, y por esa razón los miembros de SAREM difundieron información para conocer los animales que pueden transmitir el virus al humano y cómo hacer para prevenir ese contagio.

Isabel Gómez Villafañe (del Laboratorio de Ecología de Poblaciones, Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires – CONICET) y Luciana Piudo (de la Dirección de Ecosistemas Terrestres, Centro de Ecología Aplicada del Neuquén) redactaron un informe con el detalle de este tipo de roedores para que la población esté informada al respecto.

“Las hantavirosis son enfermedades infecciosas emergentes potencialmente mortales, causadas por virus del género Orthohantavirus de la familia Hantaviridae que causan el Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus y el Síndrome Renal por Hantavirus. El Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH) ocurre en América y la tasa de mortalidad es cercana al 30%, aunque ha ido disminuyendo en los últimos años debido a la difusión de información sobre su ocurrencia”, señalaron.

Agregaron que en Argentina, el primer caso de SCPH fue identificado en 1995 en El Bolsón, Río Negro, y dio origen a la caracterización genética del virus Andes (ANDV). “Desde ese momento, todos los años se registran casos de SCPH en humanos que se concentran en cuatro regiones que difieren en sus características ambientales, en la identidad genética del virus circulante, en las especies de roedores reservorio y en el número de casos presentes: a) NOROESTE: Salta, Jujuy y Tucumán; b) CENTRO:
Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos; c) PATAGONIA: Neuquén, Chubut, Río Negro y Santa Cruz; y d) NORDESTE: Misiones y Formosa. Entre los años 1995 y 2018, más de 1500 casos de SCPH fueron registrados en el país, siendo las regiones del NOROESTE y CENTRO las que cuentan con la mayor cantidad de casos confirmados”.

Las científicas precisaron que hay “ciento once especies de roedores sigmodontinos nativos que habitan la Argentina, pero sólo 6 de ellas han sido identificadas como reservorio del virus en esas cuatro regiones y pueden transmitirlo al humano”.

Días atrás, la Fundación Amigos de los Parques Nacionales advirtió que uno de los factores del descontrol de hantavirus se relaciona a la disminución en la población de sus predadores, el zorro colorado, los pumas y las aves rapaces, quienes cazan al ratón colilargo, que transmite hantavirus. Por este virus ya fallecieron 11 personas que se contagiaron en Argentina, 10 en la Patagonia y un joven en Salta, en tanto hay decenas de casos en observación.

Estas son las seis especies que pueden transmitir hantavirus a los humanos:

El colilargo chaqueño, Oligoryzomys chacoensis (virus ANDV-genotipo Oran).

El colilargo menor occidental, Oligoryzomys occidentalis (virus ANDV-Bermejo).

El colilargo chico, Oligoryzomys flavescens (virus ANDV-Buenos Aires, Lechiguanas y Central Plata).

El colilargo patagónico, Oligoryzomys longicaudatus (virus ANDV-Sur).

El colilargo isleño, Oligoryzomys nigripes (virus ANDV-Juquitiba).

La laucha grande, Calomys callosus (virus Laguna Negra).

Dos de estas especies tienen distribución en Mendoza, como muestra el mapa difundido por la SAREM:

Villafañe y Piudo mencionaron en su informe las medidas de prevención que pueden tomarse para prevenir el contagio, tanto en lugares abiertos como cerrados. Este es el documento  completo:

 

 

Share