San Rafael

El excura absuelto en el juicio por abusos reclama que el obispo lo deje volver al sacerdocio

Share

Fernando Yáñez tras su absolución. Foto: Télam

El exsacerdote Fernando Yánez, quien durante años estuvo a cargo del Hogar de Menores de Monte Comán perteneciente a la DINAF, fue absuelto en el juicio en su contra por presunto abusos. El principal acusador del excura, uno de los jóvenes internados en el hogar, desapareció sin dejar rastros hace cuatro años, por lo cual al fiscalía y el abogado de la Dinaf, parte querellante, Edgar Guzmán, desistieron de sostener la acusación contra el excura.

“Espero que el obispo, después de haberme calumniado públicamente, me devuelva el Ministerio del Sacerdocio”, reclamó Yáéz a la salida del tribunal en referencia con Eduardo Taussig, obispo de la diócesis del sur.

Sumado al destino desconocido del principal acusador, otra de las presuntas víctimas del religioso se presentó a declarar, pero en lugar de sostener sus dichos defendió al sacerdote: “Es una injusticia lo que están haciendo con él”, señaló el testigo, según publica el diario San Rafael.

Pero no todo quedó allí, ya que en el juicio el fiscal Javier Giaroli adelantó que otra investigación se abrió y continuará tras la absolución de Yáéz: se trata de la causa que investiga la adulteración de un audio viral en el cual supuestamente Yáñez -que fue expulsado del sacerdocio por el obispo Eduardo Taussig- admite los abusos.

Según el fiscal, “el audio tan citado ha sido manipulado y editado suprimiéndole partes que podría haber llegado a ser tergiversados en su verdadero contenido”, cita Los Andes en la nota sobre la absolución del juez.

Durante la investigación por los presuntos abusos, Yáñez había acusado a la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf) de estar detrás del proceso judicial en su contra, aludiendo a una deuda que el Estado Provincial mantenía con el hogar de Monte Comán. Dijo en ese entonces a los medios sureños que “habían comprado a un testigo por 45 mil pesos”, en referencia a la persona que jamás volvió a ser ubicada por las autoridades policiales y judiciales.

Al salir de los tribunales sanrrafaelinos, Yáñez expresó: “Perdono de corazón a los que me acusaron falsamente”. Añadió: “Voy a ser muy cortito, creo que es muy significativo que esto que empezó un miércoles Santo de la Cuaresma del año 2014 y Jesús me ha permitido vivir este calvario durante cinco años y ahora me devuelve la vida en este viernes de pascuas de resurrección. Espero que el obispo, después de haberme calumniado públicamente, me devuelva el Ministerio del Sacerdocio”.

La causa

La investigación se originó en abril de 2014 por una denuncia de la Dirección de la Niñez de Mendoza en la que se señaló que el sacerdote manoseó en 2013 a un menor de edad alojado en el hogar que dirigía, y luego se sumó un nuevo caso.

Parte de la acusación fue basada en los audios que grabaron internos del hogar y que fueron difundidos por un canal local en diciembre de 2016.

En esos audios se escuchaba al sacerdote decir: “Uno está rodeado de varones y necesita cariño. Necesito cariño, yo no puedo más, necesito cariño de alguien y lo busco en un hombre”.

Incluso luego de conocerse el audio, el obispo de San Rafael, Eduardo María Taussig, dio una conferencia de prensa donde informó que se había iniciado una investigación canónical.

Además, aseguró que Yáñez estaba suspendido como sacerdote desde hacía seis años por “reiteradas desobediencias” a las autoridades eclesiásticas.

Por su parte, el sacerdote sobre estos audios que se dieron a conocer en aquel entonces dijo que esa era una conversación que “se malinterpretó” y “fue sacada de contexto”.

En este sentido el fiscal dijo que “sobre estos audios se continuará con esa causa ya que el audio tan citado ha sido manipulado y editado suprimiéndole partes que podría haber llegado a ser tergiversados en su verdadero contenido”.

El juicio comenzó el jueves y estaba estipulado su finalización el próximo lunes pero el veredicto de adelantó hoy cuando se conoció la absolución del cura.

 

Share