Pandemia en Mendoza

El Gobierno trabaja en un protocolo para que los pacientes terminales de COVID-19 puedan ser acompañados por familiares

Share

La directora de Salud Mental en Mendoza, Elizabeth Ofelia Liberal, aseguró que el Gobierno trabaja en un protocolo para que los pacientes críticos de COVID-19 puedan estar acompañados por sus familiares en las últimas instancias de la enfermedad. Por el alto riesgo de contagio de la enfermedad, las visitas a los pacientes que la contraen están prohibidas en hospitales y sanatorios.

“Estamos organizando una comisión con miradas desde la ética, desde la universidad, desde Infectología, para que pueda haber un acompañamiento con un protocolo. Que el familiar pueda firmar un consentimiento y acompañar a su familiar”, señaló Liberal. Una idea similar comenzará a estudiarse en la legislatura porteña.

“El ser humano es físico, cuerpo y alma y en sus últimos momentos debe estar unido, no podemos escindir al ser humano”, remarcó la funcionaria en radio Nihuil.

Señaló que los pacientes podrían estar con sus familiares en sus momentos más críticos: “Con todos los cuidados que puede tener, el mismo que un profesional cuando va a tratar a un paciente con esta problemática. Hay protocolos y normas y sabemos qué hay que hacer. Es incipiente pero hay gente que la está pasando muy mal, por eso ponemos el problema en la mesa, para buscarle una solución”.

“Sabemos que para el contagio se necesita un tiempo. No serían visitas de dos horas. Hay que buscarle la vuelta. Hay toda una parte emocional y afectiva afectando la situación”, agregó sobre las condiciones en que se daría la visita.

Liberal admitió que “nadie se ha arrimado” a plantear el acompañamiento, pero ven las experiencias en los hospitales. “La gente está tan perpleja que hasta es difícil que pidan ayuda. Pero sabemos que como salud mental tenemos que adelantarlos. Cuando se pierde un familiar es muy difícil no haber acompañado”, remarcó.

El protocolo que se evalúa en Buenos Aires

En Buenos Aires el legislador Facundo Del Gaiso presentó un proyecto para elaborar un protocolo semejante al que impulsa Mendoza en su espíritu.

De aprobarse la norma, el familiar designado para despedir al paciente en estado crítico debe cumplir dos
requisitos esenciales: no debe pertenecer a un grupo de riesgo y no debe tenersíntomas compatibles con coronavirus.

La persona sería equipada con los mismos elementos de prevención que utiliza el personal médico. El familiar podrá ingresar con un “dispositivo smart” (celular o tablet), para que el paciente pueda tener contacto virtual con otras personas.

Por otro lado, la iniciativa prevé, además, que tanto el paciente como el familiarreciban apoyo psicológico.

“Genera mucha angustia tener un familiarinternado por COVID con pronóstico reservado. Cabe la posibilidad
de que no podamos volver a verlo, y muere solo”, expresó el legislador, citado por El Cronista. 

Con el objetivo de garantizarla seguridad sanitaria del visitante,se establecería un “circuito seguro”
tanto para la entrada como para la salida del centro de salud. No obstante, la persona deberá permanecer en la
habitación del paciente todo el tiempo que esté en el hospital

Share