Denuncia del SUTE

En medio del paro docente, mandaron a la policía para desactivar una reunión entre profesores y delegados

Share

Cuando se desarrolla la segunda jornada de huelga docente, el SUTE denunció que el Gobierno de Mendoza mandó la policía para desactivar una reunión entre delegados del gremio y directivos del del CENS Laila Abusamara y del CEBJA 3-207 de Guaymallén.

En el encuentro se discutía el destino de esos centros de educación para adultos, a los cuales la DGE pretende cambiar de horario a la noche, perjudicando a decenas de mujeres jefas de hogar y a trabajadores que no pueden movilizarse en la noche para estudiar o temen por la violencia nocturna que hay en la zona.

Los delegados del SUTE y dos subdirectoras de la DGE -estaban Patricia Socolillo (Subdirectora de Educación para Jóvenes y Adultos) y Fanny Canciani (subdirectora de CENS)habían realizado una inspección del lugar y discutían qué hacer cuando una de las funcionarias le sonó el teléfono.

“Era Mariana Caroglio a quien conozco desde que era delegada gremial -refirió a EXPLÍCITO Roberto Garcés, delegado del gremio docente sobre la titular de la Dirección de Educación de Adultos-. Luego nos dijo que Caroglio le había dado órdenes de que nos fuéramos de la escuela, que la reunión no era con los delegados”.

Tras el llamado de Caroglio a la funcionaria de la DGE, Garcés llamó a Caroglio. “Me respondió a los gritos. A los veinte minutos estaba la policía en la escuela diciendo que habían recibido una denuncia por violencia de género y que venían a constatar la denuncia. La policía entró a la escuela con armas”.

En imágenes que lograron capturar algunos de los presentes en la reunión se ve la irrupción de la policía con armas dentro de la escuela.

Una de las profesoras que participó de la reunión contó que las funcionarias de la DGE “no querían hablar ni con los profesores ni con los representantes del SUTE. No querían ingresar al edificio pese a que habíamos preparado todo para la reunión, con las mesas y las sillas con la distancia como correspondía. Nos dijeron que era improcedente que estuviéramos ahí. Nos hacían callar y cuando queríamos preguntar algo nos decían que estaban siendo agredidas”.

Agregó: “Ellas llamaron a Caroglio diciendo que estaban siendo intimidadas por el SUTE y los profesores. Caroglio radicó una denuncia de violencia de género y sindical, ahí cayó la policía. Los policías fueron tratados duramente porque los compañeros se exacerbaron. El director logró convencerlos de que esperaran en la puerta de la escuela”.

Para el delegado del SUTE la escena vivida hoy en la escuela de Guaymallén es una respuesta que muestra “la intolerancia y el autoritarismo del gobierno ante una medida contundente como fue el paro popular. No nos vamos a quedar allí, vamos a denunciar a la DGE”.

Para el SUTE es “un ataque a la organización democrática”

“Las autoridades de la DGE llamaron a la fuerza pública para interrumpir el normal desarrollo de un reunión escolar donde los y los/as trabajadores/as estaban debatiendo y buscando una solución a la inminente clausura del edificio, una situación denunciada hace años por el sindicato. En medio de asamblea por la defensa irrestricta de las condiciones laborales, del turno y de las condiciones de seguridad de la comunidad educativa, de manera sorpresiva irrumpieron efectivos policiales”, señaló el gremio docente en un comunicado.

Y siguió: “Este hecho inaceptable se da en el marco del segundo día de paro y es un nuevo ataque hacia la organización democrática de los/as trabajadores/as y estudiantes”.

Cerró el gremio: “De ninguna manera vamos a tolerar prácticas antidemocráticas y que retrotraen a la épocas dictatoriales. Las autoridades de la DGE, en vez de resolver la situación con el diálogo y acordar propuestas para superar la situación, llaman a la represión frente a los reclamos y argumentos válidos de la comunidad educativa”.

 

Share