Codirector del CEPR (EEUU)

La negociación de la deuda argentina afectará a cientos de millones de personas en el mundo

Share

El presidente Alberto Fernández con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

La resolución de la renegociación de la deuda argentina es vista con atención en el exterior. Será un caso testigo para el futuro de muchas naciones con deudas insostenibles. La miseria no es sólo argentina. Es decir, la sostenibilidad de la deuda soberana no sólo es crítica en el país.

La deuda argentina saltó de un tercio a casi el 90 por ciento del PBI en cuatro años. El endeudamiento fue la única herramienta de financiamiento del gobierno del Pro, la UCR y Elisa Carrió, que encabezó Mauricio Macri.

Esa administración no pudo pagar los vencimientos al final de su tiempo. Su desastrosa gestión económica fue un factor clave para la contundente derrota electoral en primera vuelta de Macri.

Algunos creen que la importancia de que Argentina logre reestructurar su deuda va mucho más allá de las fronteras de ese país latinoamericano, consigna la periodista Veronica Smink, de  la BBC, en una nota titulada “Argentina entró en default: por qué a pesar del ‘default selectivo’ muchos son optimistas sobre el futuro de la deuda del país”.

Entre las fuentes consultadas, está Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR por sus siglas en inglés), con sede en Washington.

El economista sostiene que “cientos de millones de personas en este planeta” podrían verse influenciados por el resultado de las negociaciones argentinas, tal como lo remarcó en un artículo de opinión publicado en el famoso diario The New York Times.

“Argentina sirve como caso testigo para los muchos otros países cuya carga de deuda actual es insostenible”, dijo a la BBC.

Crisis inédita

“Estamos viviendo una época de crisis como nunca antes, con una pandemia y una recesión que se alimentan mutuamente, y en este contexto la actitud que tomen los acreedores privados y los organismos de crédito con Argentina definitivamente sentará un precedente”, afirmó Weisbrot.

Según Weisbrot, una negociación exitosa podría marcar el camino para evitar una seguidilla de defaults de otros países en crisis.

Share