Beneficiarios del macrismo

Las energéticas aumentaron 1000 por ciento su facturación con los tarifazos astronómicos

Share

Bulgheroni, Rocca y Mindlin aumentaron sus ganancias de forma sideral con el gobierno de Mauricio Macri.

Los dueños de las energéticas tuvieron motivos para ser macristas. Tal vez fueron los argentinos con más argumentos pragmáticos para tocar el bombo a favor del presidente Mauricio Macri. Entre 2015 y 2018 las compañías del sector aumentaron sus ingresos por ventas en torno al 995  por ciento. Fue clave para eso una dura derrota de la población por medio del tarifazo permanente.

La cuenta la hizo el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav), basado en la información que las propias firmas presentaron en la Comisión Nacional de Valores. Las conclusiones de ese trabajo fueron difundidas por el diario BAE Negocios.

El mil por ciento de alza en la facturación se presentó con una inflación del 157 por ciento en el mismo lapso. ¿Por qué las energéticas aumentaron tanto sus ingresos? Porque Macri decidió priorizar sus ganancias por encima de cualquier otro ítem de la economía.

“La energía es cara y hay que pagarla”, promovió el presidente. Los sectores que lo llevaron a la Casa Rosada y el lobby energético aplaudía, mientras se limpiaba la baba de las comisuras. Los argentinos soportaron en el periodo de referencia aumentos en torno al 2200 por ciento en las boletas del gas y superiores al 3000 por ciento en las de luz.

Macristas entusiastas

El mejor amigo de Macri, Nicolás Caputo, el empresario más cercano al macrismo, Marcelo Mindlin, el magnate Paolo Rocca, sostén en el establishment que apuntaló el desembarco macrista en la Casa Rosada, y la familia Bulgheroni, asidua integrante de la lista de ricos y famosos de Forbes, fueron de los pocos que crecieron bajo el imperio de la alianza entre el Pro, la UCR y Elisa Carrió.

Incluso dentro del rubro energético, el modelo no favoreció a todos por igual: YPF, la petrolera estatal, tuvo un crecimiento de facturación apenas por encima de la inflación.

El éxito de este puñado de millonarios estuvo íntimamente relacionado con la debacle de la economía en general. La ampliación de las  ganancias de las energéticas no hubiese sido posible sin la caída del salario, el aumento de la pobreza y la quiebra de una multitud de pymes. Unos pocos millonarios derrotaron a millones de argentinos.

La estatal YPF fue la firma con menor aumento de ingresos (179%) entre 2015 y 2018. Las más beneficiadas fueron TGN (Rocca y Eduardo Eurnekian, de la Corporación América), con una suba del 1.475 por ciento; Pampa Energía (Mindlin), del 1.437 por ciento; y Edenor (Mindlin), del 1.372 por ciento.

Los porcentajes siderales de incremento de la facturación se tradujeron en ganancias netas para las energéticas. PAE (Bulgheroni), acumuló un resultado envidiable con ganancias por 1.338 millones de dólares entre 2016 y 2018.  TGN  ganó 1.096 millones de dólares, y Pampa Energía  se embolsó 761 millones de dólares.

Share