Carta pública

Trabajadores de la salud precarizados piden a los maestros que apoyen el acampe

Share

Una de las protestas de enfermeros y enfermeras precarizadas hacia la Casa de Gobierno. Foto: Asamblea de trabajadores y trabajadoras del Hospital Central.

Trabajadores precarizados de la salud le escribieron una carta pública a sus pares de la educación para que los acompañen en el acampe que harán el próximo 4 de noviembre en el Hospital Central.

El acampe, que tiene el respaldo de los gremios SITEA y AMPROS, fue votado en una asamblea masiva el 23 de octubre después de más de 10 meses de protestas en la calle, en hospitales y centros de salud, aunque en verdad desde fines de 2019 los trabajadores de la salud piden mejoras en sus condiciones de trabajo.

Conociendo la enorme convocatoria de los caravanazos docentes -decisivos en la postergación de la reforma a la ley de educación- los trabajadores apelaron a la solidaridad de las maestras para con las enfermeras.

“A nosotras/os como a ustedes, nos llamaron esenciales, la gente al principio nos aplaudía como un reconocimiento, nos llamaban héroes o heroínas”, se lee al inicio de la carta.

Subrayan también que a los “docentes, celadores, médicos, enfermeros, municipales o trabajadores de la industria o desempleados, el gobierno nos maltrata de la misma manera”.

Esta es la carta completa:

Carta a las trabajadoras y trabajadores de la educación*

*Tenemos los mismo reclamos, unamos fuerzas!*

 

Estimadas/os compañeras/os, somos trabajadoras/es de la salud que estamos en lucha.

 

Hoy queremos hablarles a ustedes porque tenemos mucho en común. Desde el principio de la pandemia y la emergencia sanitaria, estamos en la primera línea, con decenas de compañeras/os contagiadas/os, lamentando la pérdida por COVID-19 de muchos trabajadores en nuestra provincia.

 

Nosotras/os al igual que ustedes, pertenecemos a un sector en el que mayoritariamente somos mujeres y muchas sostenes de familia.

 

A nosotras/os como a ustedes, nos llamaron esenciales, la gente al principio nos aplaudía como un reconocimiento, nos llamaban héroes o heroínas.

 

Mientras tanto, desde el gobierno provincial nos decían que “de esta salimos entre todos”. Pero ¿Depende de nosotros contar con los recursos necesarios para atender pacientes y cuidar de nuestra salud? ¿Depende de ustedes tener los recursos necesarios para enseñar a estudiantes que no tienen conectividad o que a veces solo cuentan con un celular para que curse y trabaje toda la familia? No, no debería depender de nosotros/as pero es lo que viene sucediendo.

 

Contarles que desde el inicio de la pandemia no tuvimos los elementos de protección personal necesarios para cuidarnos y para proteger a nuestras familias, inclusive muchos/ as de nosotras/ os tuvimos que comprar nuestros propios barbijos N95 y las mascaras de protección facial.

 

Como a ustedes, a nosotras y nosotros también nos gusta lo que hacemos, pero decimos que así no. No con esta precarización laboral, con sueldos que no llegan a la canasta básica, viendo cómo el sistema de salud colapsa y los recursos no llegan.

 

Ya no queremos quedarnos callados y calladas, el silencio no es salud_*.

 

Es por ello que decidimos salir a las calles a luchar, no solo por reconocimiento profesional o mejores salarios, sino tambien por mas presupuesto para la salud del pueblo mendocino.

 

Ustedes maestras/os , nos mostraron que los atropellos a la educación no iban a pasar desapercibidos, pero lo hicieron con las familias, con los estudiantes, con toda la comunidad junta en las calles. Nosotras y nosotros necesitamos su apoyo, para defender la salud de todos y todas.

 

En las últimas semanas fuimos miles en las calles de toda la provincia defendiendo la educación y la salud pública, ¿se imaginan si saliéramos juntas a defender nuestros derechos? ¿Por qué luchar separadas si nuestros reclamos son los mismos?

 

El Gobierno provincial nos quiere dividir por sectores, como si no tuviéramos nada que ver unas con otras, para que no logremos conquistar nuestros reclamos. Nosotras tenemos que unirnos en las calles, para demostrarle a Suárez que somos miles quienes vamos a defender nuestras condiciones laborales y nuestro salario.

 

En nuestra provincia se necesitan 45 mil pesos para no estar bajo la línea de la pobreza, la mitad de la población en Mendoza está muy por debajo de ese monto, incluyendo a quienes perdieron su trabajo en la emergencia sanitaria.

 

Seamos docentes, celadores, médicos, enfermeros, municipales o trabajadores de la industria o desempleados, el gobierno nos maltrata de la misma manera, no hay un IFE o un salario de emergencia para quienes se quedaron sin nada. Esa situación, nosotros como uds la vemos todos los días en pacientes, estudiantes y sus familias.

 

Por todo esto, queremos contarles que el 4 de noviembre vamos a realizar medidas de lucha y necesitamos unir la fuerza de todos los trabajadores, necesitamos que los centros de salud, los hospitales, las escuelas, las universidades, salgamos a la calle para exigir que se abran las paritarias, necesitamos más presupuesto para salud, educación y para todos los servicios esenciales, para exigir que se reconozcan nuestros derechos, para que nuestras enfermeras/ os y técnicas/ os asistenciales en salud sean valorados / as.

 

Esperamos encontrarnos en las calles, unidas y unidos, luchando codo a codo, sumando nuestras fuerzas y superando las barreras que se nos imponen.

 

*Más para salud, Más para educación*.

 

Abrazo fraterno.

Share