Suba por decreto

AMPROS fustigó a Suarez y a ATE: “Maquillado con mentiras, el aumento se transforma en una pobre propina”

Share
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

La marcha de trabajadores de la salud colmó las calles el 9 de julio en Mendoza. Foto: AMPROS

El fracaso de la última paritaria entre el Gobierno de Mendoza y los gremios de estatales dejó esquirlas entre los referentes sindicales y el decreto de Rodolfo Suarez imponiendo una suba de 9% profundizó las heridas.

ATE -cuyo líder, Roberto Macho, quedó solo en la vereda de los gremios dialoguistas con Suarez– fustigó a AMPROS (gremio de los médicos otrora acuerdista con el oficialismo radical) por no aceptar la magra oferta salarial.

A su turno AMPROS fustigó a Macho con un comunicado dirigido a sus afiliados y en el que calculó cuánto quedaría en el bolsillo de los profesionales médicos la suba que propuso el Ejecutivo. Lo acompañó con una sugestiva caricatura que ilustra el quiebre entre ambos sindicatos y dirigentes.

Puntualizó el gremio de profesionales médicos: “Luego de haber analizado los salarios de 2021, basados en los valores pretendidos por el Gobierno Provincial, y para que sirvan de manera comparativa con los valores que difunde el gobierno, se ha efectuado un análisis minucioso y riguroso, mes a mes, incluyendo los tres aumentos porcentuales (No Acumulativos), y las sumas No Remunerativas y No Bonificables (Bonos), sin agregar siquiera una corrección de la devaluación salarial producida, nos da valores que oscilan entre:

  • Para una clase inicial (Clase 1): Corresponde a un incremento salarial anual del 22,9%.
  • Para una clase 4, con alrededor de 10 años de Servicios: Corresponde a un incremento salarial anual del 20,4%.
  • Para una clase 8, con 38 años de servicios: Corresponde a un incremento salarial anual del 18%.
  • Para una clase 41, con 31 años de servicios: Corresponde a un incremento salarial anual del 15,9%”.

El gremio que conduce Isabel del Pópolo detalló que el bono en negro que otorgó Suarez a principios de 2021, concluido el año “desaparecerán de los percibido, y no serán contemplados como base para cualquier negociación futura, donde probablemente con el mismo criterio aplicado en 2021, se podría pretender otorgar una nueva serie de este tipo de bonos (cosa muy conveniente para el Gobierno, como se puede demostrar, porque en primer lugar son No Remunerativos y No Bonificables, tienen cero costo en algunos Aportes y Contribuciones del Gobierno, y lo que es más importante, volverían a repetirse como nuevos “aumentos” para el año próximo: es una ficción”.

AMPROS subrayó que el bono y los ítems en negro que ejecutó Suarez por decreto para todos los estatales son “pseudo remuneraciones” y que “tan solo sirven como un método de engaño que se disfraza de aumento salarial, mientras que solo constituyen una simple propina”. 

Share