Huanacache contra Portezuelo:

“Con la construcción de Potrerillos nuestras lagunas se secaron”

Share

Los lavallinos vieron lentamente morir a las lagunas de Huanacache, con consecuencias devastadoras en lo social, económico y ambiental.

La oposición de pobladores de pueblos ribereños a la construcción de Portezuelo del Viento sumó a la Asamblea por el Agua Pura de Huanacache, que a través de un comunicado recordó las penurias que atraviesan los lavallinos desde la construcción del dique Potrerillos sobre el río Mendoza. Éste es uno de los cauces, junto con el río San Juan, que alimentaban las lagunas.

“Por nuestra experiencia como lavallinas y lavallinos vivimos la desidia e indiferencia. En el año 1999 se construyó el dique Potrerillos en Mendoza. Los acuerdos quedaron en el olvido. Nuestras lagunas de Huanacache, declaradas sitio RAMSAR, se secaron. El ecosistema y la forma de vida de la comunidad Huarpe cambiaron drásticamente. Hoy nuestros ríos son puro arenal”, señalaron los asambleístas en un comunicado.

Los ríos, apuntaron, “tienen su camino ancestral, dando vida a su paso”. “Las represas, los diques, cambian su destino y el hábitat de comunidades enteras, como también de la flora y la fauna silvestre. Los ríos son bienes comunes que debe cuidar todas las provincias que los comparten”.

Los meritócratas del agua

El clamor por el agua, su distribución y el uso político que los gobiernos de Mendoza han hecho de la declamación de la “crísis hídrica” es constante en los lavallinos y lavallinas. Fue el punto central de la exposición, en 2018, de la Asamblea de Huanacache en contra de la modificación que se pretendía hacerle a la Ley 7722.

Tania Garrido, la lavallina que desnudó la doble vara de los meritócratas del agua en Mendoza

Los lavallinos blandieron el antecedente de Potrerillos así como los pampeanos tienen a mano el del sistema hídrico de los Nihuiles, sobre el Atuel, para documentar lo que Mendoza puede hacer en el caso de que se le permita seguir construyendo represas y manejando el agua de los ríos sin tener en cuenta las cuencas y las poblaciones ribereñas río abajo.

Las lagunas de Huanacache eran un sistema de humedales y bañados conectados entre sí que comparten el noreste de Mendoza, el sudeste de San Juan y el noroeste de San Luis.

Originalmente eran en total 25 lagunas intercomunicadas y con abundantes islas, estas lagunas se encontraban rodeadas de tierra fértil y abarcaban un área de unos 2500 km². Desde fines de s. XIX y en la actualidad debido a la sobreexplotación de los ríos Desaguadero, Mendoza y San Juan se han ido secando, apareciendo sólo en temporadas de grandes deshielos que acrecientan el caudal de los ríos que la alimentan.

El temor de pueblos ribereños del Colorado

Lo ocurrido en La Pampa con el Atuel hizo que pobladores de las riberas del Colorado se sumaran a la militancia de los pampeanos contra Portezuelo del Viento. Pueblos enteros de Río Negro, Neuquén y también de Buenos Aires fueron sumándose a la proclama para no entregar a Mendoza el manejo del agua del principal afluente del Colorado, el río Grande, a través de Portezuelo.

Por otra parte, la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro exige que las comunidades Newen Aitue, Ñanculeufu, Quiñe Trawn Peñi, Milla Mapu, Newen Mapu. Catriel Che, Newen Curruf, Hue Newen, Quelug Leufuche, Vaca Mahuida, Pino Quiñe, Inaltu Quelug Leufu, Alvarez Nuñez, Quelug Leufu, presten su consentimiento  para el desarrollo de cualquier proyecto que las afecte, en relación a Portezuelo.

La Coordinadora cita el cumplimiento del Convenio 169 de la OIT en lo que refiere a la consulta, libre, previa e informada a las comunidades sobre las márgenes del río Colorado. “Sin dicho Consentimiento Ningún proyecto es posible. Hoy varias de estas comunidades están denunciando que se encuentran en una emergencia hídrica por el bajo caudal del río en la zona del embalse de Casa de Piedra y el D.P.A no escucha los reclamos”.

Informe Explícito: Portezuelo del Viento

 

Share