23 bolillas blancas

Con la oposición ausente, el oficialismo impuso a Day en la votación secreta del senado

Share

Teresa Day el día de la Audiencia Pública en la que se discutió su pliego. Foto. Senado de Mendoza

Sólo con el voto del oficialismo el pliego de Teresa Day pasó la sesión de acuerdos del Senado este martes. Las 23 bolillas blancas pertenecen a los legisladores que responden a Suarez, ya que la oposición no participó de la sesión en disidencia con la imposición de una candidata que, según argumentaron, nocumple cojn los requisitos y por lo tanto pone en riesgo a las instituciones de Mendoza.

En la defensa de Day hablaron los senadores Mercedes Rus, Pablo Priore y Juan Carlos Jaliff, quienes volvieron a insistir en que la postulada por Suarez cumple con todos los requisitos que pide la Constitución.

Rus remarcó que “las objeciones de la oposición se han hecho sacando del ambito natural la discusion. Tienen una posicion asertiva de que no cumple los requisitos. Se trata de una interpretación constitucional basica. Se han ido nombrando jueces y asesores desde 1916 con esa interpretación. Nunca se ha paralizado un nombramiento por el ejercicio profesional. Habiendo titulo no es necesario ni siquiera el ejercicio profesional”.

“Puede el abogado no estar matriculado, puede no firmar, ni siquiera meter una demanda, igual es ejercicio de la profesión”, reafirmó Rus.

Priore dijo que “hay una intencion politica de la oposición en ponerle piedras a este gobernador. Dos de los pliegos que se tratarán hoy están en identica situación que la doctora Day, pero de esto no dice nada la oposicion”.

“El conocimiento del Derecho lo da el hecho de ser abogado egresado de una universidad. El debate hay que darlo acá- fustigó Jaliff a la oposición ausentes-. Innumerables magistrados ni siquiera se matricularon como abogados, acá tengo la lista pero no la voy a dar. Hay jueces que de aplicarse esa teoría de las impugnaciones por los diarios, hoy terminarían la carrera judicial. Si se aplica este criterio todos los que se reciben de abogados se tienen que ir a litigar a tribunales con la maletita, a demandar o a contestar demandas, para ser camaristas y miembros de la Corte”.

Jaliff remarcó, al inicio de la sesión “en el Senado nadie, ningún integrante de este cuerpo, ha impugnado los requisitos de la doctora Day. No ha habido dictamen de minoría donde diga que la doctora Day no reúne los requisitos. Las impugnaciones se han hecho por los diarios o en la Justicia, no en el ámbito del Senado. Estamos contestando impugnaciones que leemos en los diarios”.

Crisis institucional

Pese a la votación, la discusión por la llegada de Day a la Suprema Corte no termina en la sesión de hoy. hay sendas presentaciones en la Sala II de la Corte por el no cumplimiento de la postulada por Suarez de los requisitos mínimos para ser jueza del máximo tribunal.

El gobierno faltó la semana pasada a las dos audiencias convocadas por la Sala II de la Corte para dirimir sendas denuncias: una por inconstitucionalidad -porque Day no cumpliría los requisitos que pide la Carta Magna para un cargo de semejante jerarquía- y la otra es una medida cautelar que pidió no innovar y suspender el proceso de votación en la Legislatura.

El conflicto, ahora judicializado, fue en alza a medida que pasaban los días, pero el Ejecutivo redobló su estrategia basado en la mayoría de los votos obtenidos en octubre. Como remarcó el senador Juan Carlos Jaliff, uno de los defensores en esta batalla sobre quienes se oponen a que Day llegue a la Corte: “Son una minoría que perdió las elecciones”.

Sin embargo esa minoría incluyó la impugnación de referentes del feminismo, de todo el arco de Derechos Humanos de la provincia, de organizaciones sociales y barriales, muchas de las cuales no pudieron expresarse en la Audiencia Pública por la burocracia ad-hoc de la sesión inédita vía online.

Sobre la cautelar la Corte no se expidió antes de la sesión. Resta ver  qué hará en cuanto a la acción declarativa de certeza, que interpusieron el PJ, el Partido Intransigente y Protectora. Podría expedirse pasada la votación en el Senado, lo cual complicaría todavía más la crisis institucional que derivó de la judicialización del conflicto.

Share