Negacionismo vs. reivindicación

De Pedro, Donda y Cabandié, tres hijos de desaparecidos con puestos clave en el Gobierno

Share

 

Tres hijos de desaparecidos tendrán cargos clave en el gobierno de Alberto Fernández: Victoria Donda (INADI), Eduardo Wado De Pedro (ministro del Interior) y Juan Cabandié (Ambiente). Tres nombramientos que marcan el pasaje de un gobierno de negacionistas a uno que reivindica las luchas sociales que le costaron la vida a miles de argentinos en los 70., y a sus herederos.

La nieta 78, la primera hermana

Donda nació mientras sus padres permanecían secuestrados por la dictadura cívico-militar argentina (1976-1983) en la ESMA. Ellos todavía siguen desaparecidos. su madre, María Hilda Pérez de Donda fue asistida en el parto por el médico obstetra Jorge Luis Magnacco. La mujer perforó un lóbulo de la niña pasándole una cinta azul con la esperanza de que fuera reconocida.

Su padre, José María Laureano Donda, también fue secuestrado y desaparecido. La pareja tenía otra hija, un año mayor, que quedó un año con la abuela materna, Leontina Puebla de Pérez, una de las doce mujeres fundadoras de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo y luego fue entregada por la justicia a sus abuelos paternos.

Después de que su madre fuera desaparecida, la niña fue apropiada por el exprefecto Juan Antonio Azic, quien actuaba en el centro clandestino de detención y la crió simulando que él y su esposa eran sus verdaderos padres.

El tío de Donda, teniente de navío Adolfo Miguel Donda Tigel, hermano de su padre biológico, fue uno de los militares que actuaron en el Grupo de tareas 3.3.2 y que fue condenado a cadena perpetua el 26 de octubre de 2011] ―junto con el apropiador de Donda― en la Megacausa ESMA.

En 2003, cuando tenía 26 años y dudando de su identidad, se comunicó con la agrupación HIJOS y con Abuelas de Plaza de Mayo. Al principio tuvo reticencias para realizarse los estudios de ADN que le permitirían saber quienes eran sus padres. Ella había crecido como hija de Esther Abrego y Juan Antonio Azic.

Una semana después se hizo el estudio genético que estableció su verdadera identidad. Se trató de la primera hermana recuperada por H.I.J.O.S. y la nieta N.º 78 encontrada por las Abuelas.

Juan Cabandié, el nieto 77

Cabandié es el nieto 77 restituido por las Abuelas de Plaza de Mayo. Nació en marzo de 1978 en la ex-ESMA. Allí Alicia Alfonsín, su madre, se encontraba en cautiverio luego de haber sido secuestrada por las Fuerzas Armadas.

Su padre, Damián Abel Cabandié, quien entonces tenía 19 años, fue secuestrado en su casa de Solís 688 del barrio de Congreso, el 23 de noviembre de 1977. Pocas horas después también secuestraron a su madre, que tenía 17 años y estaba embarazada de Juan. Ambos fueron llevados primero al centro clandestino de detención conocido como El Banco y luego al Club Atlético. En diciembre su madre fue llevada a la ESMA, siendo instalada en la llamada “pieza de embarazadas”.

En marzo de 1978 dio a luz en su celda a un niño al que le puso de nombre Juan. Ambos progenitores permanecen desaparecidos. El médico obstetra Jorge Luis Magnacco fue quien atendió el parto.

La periodista y exdetenida Miriam Lewin recordó esas horas aciagas en los calabozos.

Luis Falco, policía de la Federal, fue el apropiador de Juan. Junto a su esposa hicieron creer al niño que era hijo biológico de ambos, dándole un nombre y una fecha de nacimiento falsas.

Cabandié se crió como hermano de Vanina Falco, con quien estableció una estrecha relación afectiva. Su apropiador, por el contrario, mantuvo con él una relación carente de afecto, estableciendo permanentes diferencias con su hija biológica, Vanina. 

Wado, secuestrado a los dos años

Eduardo de Pedro nació en Mercedes, provincia de Buenos Aires, el 11 de noviembre de 1976. Su familia vivía en el barrio de Floresta, en Buenos Aires.

Su padre, Enrique Osvaldo de Pedro, nacido en 1950, era estudiante de Derecho y militante peronista de la agrupación Montoneros e integraba la conducción de la Juventud Peronista en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Fue asesinado por un retén policial el 21 de abril de 1977.

Su madre, Lucila Adela Révora, nacida en 1953, fue secuestrada el 11 de octubre de 1978.​ En el Nunca Más, el informe final de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, su madre, embarazada de ocho meses, aparece como desaparecida.

Según el testimonio de Susana Leonor Caride y de Omar Eduardo Torres en la causa 13/84, fue asesinada junto a su pareja Carlos Guillermo Fassano durante un operativo de secuestro llevado a cabo por un grupo de tareas formado por miembros del Ejército Argentino, de la policía, del Servicio Penitenciario y de Gendarmería Nacional en su casa del barrio de Vélez Sarsfield y llegó sin vida al centro clandestino de detención El Olimpo en el marco de la represión del terrorismo de Estado.

El grupo de tareas dejó a Wado,  de dos años, al cuidado de unos vecinos. Esa noche, hombres a bordo de un Falcon verde se presentaron ante aquellos vecinos anunciando ser tíos del niño y se lo llevaron.

La familia de la madre de Eduardo, al enterarse del secuestro, se puso en contacto con un comerciante de la ciudad de Mercedes que conocía a Carlos Guillermo Suárez Mason, un militar argentino posteriormente detenido por delitos de lesa humanidad, para recuperar al niño de dos años.

El 13 de enero de 1979, Eduardo fue entregado a un sacerdote de la ciudad quien se puso en contacto con la familia para recuperarlo y decidieron que fuera criado por su tía, Estela Révora, junto a su marido Javier Ustarroz en la ciudad de Mercedes.

 

Share