Lobby de Monsanto en la ONU

EE.UU. pelea con la UE para quedarse con el control mundial de semillas y pesticidas

Share

Una batalla crucial por el manejo de la alimentación mundial está dándose entre Estados Unidos y la Unión Europea. Ambos pugnan por controlar la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que guía a los responsables de la formulación de políticas en todo el mundo y se definirá a fines de junio.

Lo que parece una pelea lejana en realidad afectará el futuro de todos: en todo el mundo, incluída Argentina, Bayer-Monsanto pugna por controlar la distribución de las semillas y la agricultura de alimentos modificados genéticamente. En este país en particular, está pendiente el tratamiento de la modificación de la Ley de Semillas, que otorgaría a Monsato el dominio de la distribución y comercialización de granos, impidiendo la siembra libre tal como la conocemos.

Avanzan en el Congreso las reformas a la Ley de Semillas a pedido de Bayer-Monsanto

Días atrás, en un intento por obtener la aprobación de la administración Trump la candidata de Francia para el puesto, Catherine Geslain-Lanéelle , dijo a funcionarios de EE.UU.  que, bajo su liderazgo, la FAO estaría más abierta a los intereses de los EE. UU. Y que aceptaría los alimentos genéticamente manipulados (OGM por sus siglas en inglés), según reportó The Guardian. 

“El tema ha sido un punto de conflicto de larga data en las conversaciones comerciales con la UE, que ha adoptado un enfoque mucho más cauteloso de la biotecnología en la alimentación y la agricultura. Todas las importaciones de OGM están sujetas a estrictas evaluaciones de seguridad impuestas caso por caso. Las plantas y los animales cuyo genoma ha sido manipulado a través de la edición de genes se consideran OMG y están sujetos a restricciones similares. Estados Unidos retrata restricciones tales como barreras comerciales y ha exigido que se eliminen”, indica el periódico.

“Ella no defenderá la posición de la UE sobre biotecnología y organismos genéticamente modificados. Esto no es lo que necesita la agricultura. Ella defenderá un proyecto global que incluya los intereses de Estados Unidos “, celebraron funcionarios estadounidenses en un memo interno del gobierno citado por el portal.

Según el artículo, el equipo estadounidense en la reunión estuvo encabezado por Ted McKinney, un designado de Donald Trump como subsecretario de comercio y asuntos agrícolas en el exterior, quien pasó más de tres décadas trabajando para compañías de agroquímicos, biotecnología y alimentación animal.

El principal rival para el puesto en la FAO es el candidato chino, Qu Dongyu. Cuando un representante de EE. UU. Lo cuestionó sobre sus opiniones en la sesión plenaria de abril, Qu dijo que quería responder a las preocupaciones de la sociedad civil y del público sobre las tecnologías.

Y agregó: “Tenemos que ser cuidadosos o responsables de cualquier producto nuevo, no solo de OGM, otros productos para pesticidas, productos químicos e incluso fertilizantes. Tenemos que considerar su bioseguridad, su influencia ambiental ”.

El glifosato, otro punto clave

Según el memo al que accedió The Guardian, otro de los puntos clave de la reunión de la candidata francesa y el gobierno de EE.UU. es el rechazo de la Unión Europea al glifosato, prohibido en varios países y declarado por la ONU como potencialmente cancerígeno.

Informe Explícito: Glifosato

“Estamos preocupados por los impulsos europeos para prohibir el glifosato y cortar los herbicidas”, sinceró McKinney a la francesa Geslain-Lanéelle, según cita el portal de investigación. El glifosato es un herbicida vendido como Roundup , que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha considerado “probablemente carcinogénico para los humanos”.

Olivier De Schutter, ex relator de la ONU sobre el derecho a la alimentación y presidente del Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sostenibles, dijo que la nota filtrada reflejaba la lucha entre la visión estadounidense de la agricultura y la europea. “Es una batalla por el control de los alimentos en el mundo. Las compañías estadounidenses siguen siendo dominantes en el sector de la biotecnología que promueve un modelo industrializado de agricultura y los Estados Unidos defienden a sus compañías de agroquímicos y semillas. “En Europa, la opinión pública está cada vez más a favor de una agricultura diferente que depende menos de los insumos agroquímicos”, dijo.

Más información: la guerra por el control de las semillas

Share