El Brent subió 15%

El fracking de Vaca Muerta se sacude la pandemia con una remontada del petróleo

Share

Perforación en Loma Campana, Vaca Muerta. Foto: Explícito

El precio del barril de crudo Brent volvió a repuntar este viernes. Dio un salto de más del 15 por ciento para ubicarse en torno a los 33,50 dólares. La  volatilidad del mercado del crudo se ha profundizado por la guerra de precios entre las potencias productoras.

La perspectiva de un posible acuerdo entre Arabia Saudí y Rusia (tercer y segundo productores mundial de crudo) fue más fuerte que la incertidumbre en la economía mundial por los efectos de la pandemia del COVID-19.

Una declaración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto a un posible acuerdo de las potencias petroleras fue el puntapié inicial de la remontada de los precios.

La cotización del Brent es la referencia para el petróleo producido en Argentina. El valor del oro negro se desplomó a principios de marzo. Fue consecuencia de la estrategia de Arabia Saudita en el marco de una guerra por las cuotas de mercado contra Rusia y Estados Unidos, que es el primer productor mundial.

Arabia tiene los menores costos de producción del mundo, mientras Estados Unidos tiene los más altos entre los productores top, por ser su producción apalancada en la extracción mediante el fracking.

La fracturación hidráulica, usada también en Vaca Muerta, tiene mayores costos que las perforaciones convencionales. Los frackers estadounidenses presionan a Trump para que se revierta la tendencia de precios.

La guerra del petróleo se desencadenó por la caída de la demanda, en buena medida explicada por la contracción de la economía china a consecuencia del coronavirus.

El puñado de petroleras que concentra la propiedad de los bloque en actividad en Vaca Muerta asume en público que no es rentable su producción por menos de 54 dólares el barril. No obstante, hay indicios que permiten inferir que el precio de equilibrio está por debajo de ese monto.

Los gobernadores de la provincias petroleras de Argentina encarnaron un reclamo del lobby hidrocarburífero para que en el país el petróleo se pague a 54 dólares el barril. Para eso, deben mantenerse los precios de las naftas muy por encima del valor de mercado.

El hecho objetivo que accionó contra el valor del crudo es que hay más oferta que demanda. Las compras de petróleo dependen de la actividad económica, mientras que la oferta es regulada por la geopolítica. La Organización de Países Exportadores de Petróleo, que reúne a los principales productores, sin Estados Unidos, operó junto a Rusia para mantener los precios relativamente altos con la contracción de la producción.

La retracción de la demanda de China, el primer importador mundial de crudo, generó una guerra por el reacomodamiento de las cuotas de mercado entre los países productores. Con el precio por debajo de los 25 o 30 dólares, estiman los analistas, el 10 por ciento de la producción actual no sería rentable, con lo cual se regularía la oferta y la demanda.

Estado Unidos es el principal interesado en que la regulación no sea por esa vía, puesto que su producción es la amenazada.

El jueves, el precio del Brent saltó alrededor de un 20 por ciento después de haber caído a mínimos históricos en las últimas semanas.

La nueva tendencia alcista se originó, según los analistas, en una sugerencia pública de Trump respeto a la disposición de Arabia y Rusia para recortar su producción. A principios del mes pasado fracasó una negociación en ese sentido.

Antes de hablarle al público, el presidente estadounidense mantuvo un contacto telefónico con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, quien se había comunicado con el presidente ruso, Vladímir Putin.

A la vez, Arabia Saudí emitió una invitación a los miembros de la OPEP y a sus socios (OPEP+) para “llegar a un acuerdo” y “recuperar el equilibrio” en el mercado del petróleo.

Share