Negocio inmobiliario en una reserva protegida

Mingorance deberá explicar en el Senado su aval para levantar hoteles, pistas de esquí y un dique dentro de la reserva Manzano-Piuquenes

Share
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Humberto Mingorance, secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial.

El Senado aprobó un pedido para  que el secretario de Ambiente y Ordenamiento territorial, Daniel Mingorance, informe a la Legislatura los alcances del proyecto para levantar un enorme complejo hotelero con pistas de esquí y hasta un dique en el corazón de la reserva Manzano-Piuquenes, sobre el cual habrá una audiencia pública este viernes 14 de mayo. 

Para dimensionar el tamaño inmobiliario del proyecto –a cargo de la empresa Uco Los Tres Valles SRL-: Cerro Punta Negra consiste en la construcción de “una Hostería, un Club House, un Centro Comercial, 7 Hoteles, 9 Hosterías y 3 Complejos de Departamentos. Además contempla la construcción de dos parques de nieve: Cerro Punta Negra Parque de Nieve y Valle de Manantiales” y una central hidroeléctrica, según la misma descripción del proyecto. Todo dentro de la reserva.

El pedido de informe lo realizó el senador Marcelo Romano (Ciudadanos por Mendoza), quien señaló a priori algunas irregularidades como la no conculta a pobladores de la zona y la violación de leyes como la 8.400, de creación de la reserva Manzano-Piuquenes y la 6.045, de Áreas Naturales Protegidas.

Según Romano, “Mingorance lleva adelante un proceso fraudulento de un Centro de Sky en la Reserva del Manzano Histórico. Ahora deberá ir al Senado a explicar muchas cosas”.

Informes previos advierten de un gran daño ambiental y social

La Manifestación General de Impacto Ambiental (MGIA) admite que en la zona, sólo en la etapa de la construcción se espera que se manifiesten los siguientes impactos ambientales:

• Aumento de emisiones de gases de combustión.
• Aumento de polvo en suspensión.
• Degradación de las propiedades físicas del suelo.
• Contaminación del suelo por sustancias peligrosas.
• Erosión del suelo.
• Cambios en los patrones de escurrimiento superficial.
• Contaminación del agua superficial.
•  Eliminación de flora.
• Afectación de la fauna.
•  Riesgo de apropiación de recursos de puesteros.
• Afectación de la calidad del sitio turístico.
• Degradación de infraestructura vial (Ruta Provincial Nº 94).
•  Consumo de recursos.
• Afectación del paisaje.
•  Afectación de patrimonio arqueológico.
• Potencial afectación de patrimonio paleontológico.
• Dispersión de materiales por vientos fuertes.
•  Pérdidas por Incendios.
• Contaminación por ocurrencia de derrames accidentales.

Además admite la MGIA que en la “etapa de operación y mantenimiento los impactos ambientales identificados corresponden a”:

• Aumento de emisiones de gases de combustión.
• Aumento de polvo en suspensión.
• Contaminación del aire por polvo en suspensión.
• Presencia de olores molestos.
• Contaminación del suelo.
• Cambios en los patrones de escurrimiento superficial.
• Contaminación del agua superficial.
• Degradación de flora aledaña.
• Eliminación de flora nativa.
• Afectación de fauna.
• Proliferación de vectores de enfermedades.
• Afectación de la calidad del sitio turístico.
• Aumento de la carga vehicular de la infraestructura pública vial.
• Consumo de recursos.
• Aumento de la carga de residuos en un sitio no cubierto por el servicio de recolección.
• Aumento de demanda de servicios públicos.
• Afectación del paisaje.
• Riesgo de afectación del patrimonio cultural físico.
• Aumento de la demanda institucional.
• Pérdidas por Incendios.

El megaproyecto inmobiliario en la reserva Manzano-Piuquenes tendrá “impactos severos y críticos” según un estudio técnico

Share