Estudio del CONICET y la UBA

En los últimos tres años la sequía en los ríos de Mendoza se profundizó a niveles récord

Share

El río Grande, en Malargüe, el más caudaloso de la provincia, pero con graves problemas de sequía.

El período de sequía hidrológica más severa y duradera en el centro-oeste de Argentina, y que afecta por tanto a las cuencas de los ríos de Mendoza, comenzó en 2010 y se espera que continúe hasta gran parte de 2021.

Esa es una de las conclusiones a las que llegó un estudio realizado por< científicos del CONICET de Mendoza y la facultad de Ciencias Exactas de la UBA sobre la sequía hidrológica que afecta los Andes Centrales de Argentina desde hace más de 10 años.

Según las conclusiones de la investigación (disponible completa al final de esta nota), por la extensión espacial, duración y severidad de este evento “la última década de sequía hidrológica no tiene precedentes en los últimos 50 años de registros de caudales sobre el centro oeste de Argentina”.

En el estudio se analiza cómo en la sequía ha sido fundamental la disminución de la principal fuente de la que se nutren los ríos de Mendoza: la nieve de Los Andes y los glaciares. Señala que “durante los últimos 3 años, la severidad de la sequía hidrológica aumentó en todos los ríos en comparación con el período 2015 / 16-2016 / 17”.

Indican los técnicos que “durante el período 2010 / 11-2014 / 15, la mayoría de los ríos presentaron una mayor proporción de meses con condiciones de sequía hidrológica en diferentes niveles de severidad, particularmente para los ríos Atuel, Pincheira y Vacas. con más del 75% del período en condiciones de sequía hidrológica”.

Agrega: “Solo 5 ríos alcanzaron condiciones extremas de sequía hidrológica, la mayoría de ellos pertenecientes a la cuenca de Mendoza. Una recuperación general de la sequía es evidente durante el período 2015 / 16-2016 / 17, que está dominado por condiciones normales a excesivas (…). Sin embargo, ríos como Grande, Poti Malal, Barrancas y Colorado  presentaron más del 50% del tiempo en condiciones de sequía hidrológica”.

“Se observó una proporción de meses superior al 25% del tiempo en condiciones extremas de sequía hidrológica para los ríos ubicados entre 35 ° y 36 ° S. Ocho de los ríos analizados mostraron más del 75% del tiempo con condiciones de sequía hidrológica, lo que significa más de 27 meses bajo sequía de un total de 36 meses. Nuestros resultados mostraron las principales características espacio-temporales de la sequía hidrológica ocurrida sobre el centro oeste de Argentina durante la última década.”

Gráficos circulares que muestran la proporción de meses (expresada como porcentaje) para cada uno de los 15 ríos analizados durante tres subperíodos: 2010 / 11-2014 / 15 (A) , 2015/16 -2016/17 (B) y 2017 / 18-2019 / 20 (C) . Los colores amarillo, naranja y rojo indican condiciones de sequía hidrológica moderada, severa y extrema (DM, SD y ED), respectivamente; el color blanco indica condiciones normales / en exceso (N / E). El panel A muestra el número de cada estación de caudal.

Nivel récord de sequía desde 2017

En el Centro-Oeste de Argentina, la acumulación de nieve sobre las elevaciones más altas de los Andes es la principal fuente de agua para los ríos que sustentan los ecosistemas montañosos, la recarga de los acuíferos, el desarrollo de las actividades agrícolas y el abastecimiento de agua potable .

Ocurre que los ríos alimentados por la nieve nacen en las elevaciones más altas de la cordillera de los Andes, donde gran parte de la precipitación cae en forma de nieve durante la estación fría (abril a octubre) “y está fuertemente modulada por El Niño-Oscilación Sur, la Oscilación Decadal del Pacífico y el modo anular del sur en escalas de tiempo interanuales a multidecadales”, remarca el análisis del CONICET-UBA.

“El déficit hidrológico de la última década puso de relieve los desafíos que enfrentan los gestores del agua para proporcionar agua para riego en los principales oasis agrícolas, con una probable sobreexplotación de los recursos hídricos subterráneos para complementar la escorrentía superficial limitada”.

Indica el análisis científico del CONICET y la UBA que “la severidad de la sequía hidrológica aumentó desde 2017, con niveles récord en varias cuencas, particularmente durante el período comprendido entre julio de 2019 y junio de 2020 para los ríos ubicados entre 35 ° y 36 ° S. Identificamos los principales impactos de la sequía hidrológica en el centro oeste de Argentina, así como la necesidad de mejorar las estrategias de mitigación para hacer frente a las condiciones de sequía actuales y futuras”.

Sigue el documento: “La disminución de la precipitación, junto con el aumento esperado de la temperatura, generará pérdidas en el balance de masa de los glaciares, con un derretimiento temprano de la capa de nieve que se espera tenga serias implicaciones para las prácticas de gestión del agua. Esto requiere un mejor monitoreo de las condiciones de sequía hidrológica y la creación de planes de manejo de la sequía para brindar seguridad hídrica a las comunidades locales y las necesidades ambientales”.

Este es el estudio del CONICET Mendoza y la UBA:

Share