Florencia Magali Morales

La historia de la mendocina detenida, en teoría, por violar la cuarentena y hallada muerta en un calabozo

Share

Florencia Magali Morales (39) fue hallada sin vida en el calabozo de la comisaría de Santa Rosa de Conlara.

Florencia Magali Morales, una mendocina de 39 años, madre de tres hijos, salió de su casa en Santa Rosa de Conlara, San Luis (provincia en la que vivía hace tres años), a las 9 de la mañana del domingo 5 de abril. Pocas horas después estaba muerta en el calabozo de la comisaría del pueblo. Sobre su muerte, el juez Jorge Pinto investigó desde el principio un suicidio, pero ahora la causa lleva la carátula “averiguación muerte”. La insistencia de la familia y de sus abogados sobre las irregularidades en la investigación fueron clave en este cambio.

Sobre la detención de Florencia hay dos versiones dadas por la propia policía de ese destacamento: primero dijeron que había sido detenida porque circulaba a contramano en su bicicleta violando el artículo 205 sobre el aislamiento. Por su DNI no podía salir ese día de su casa según la reglamentación del gobierno de Alberto Rodríguez Saá. Después señalaron los uniformados que ella sola fue a la comisaría porque allí había un policía conocido, y que se presentó a pedirle una tarjeta de débito para que pudiera retirar dinero del banco.

La investigación forense, a cargo de Gustavo Lafourcade, primero avaló la tesis del suicidio, aunque omitió las heridas de autodefensa de Florencia, que sí consignó en un segundo reporte. A esa altura su muerte en el calabozo ya había trascendido las fronteras provinciales.

“Yo hablé con mi hermana el día anterior y te puedo asegurar que no se suicidó. Ellos no saben quién era mi hermana. Me dijo que quería que nos viéramos para matear y que me extrañaba. Nos habíamos visto para las fiestas y mis padres fueron en enero para su cumpleaños”, contó a EXPLÍCITO una de sus hermanas, Celeste Morales. Ella y su familia viven en Mendoza y desde aquí intentan que el caso no decaiga.

Los Morales han solicitado, a través de sus abogados, otra necropsia, pero el juez contestó que, de hacerse, los gastos deben correr por cuenta de ellos, decisión que ha sido apelada por los abogados. Mientras tanto, la familia pidió revocar al juez que insistió desde el principio con la hipótesis del suicidio.

Posible manipulación del cuerpo

Los abogados intentan desterminar si hubo manipulación del cuerpo de Morales en el calabozo y cuántos policías había en el lugar. El acta elaborado señala que eran cuatro agentes, pero uno de los peritos interrogado por los abogados indicó que eran en realidad 8, tres mujeres y cinco varones.

Según refirió a EXPLÍCITO Santiago Calderón, uno de los letrados que representa a la familia, no hay quien haya visto el cuerpo de Magali colgado.

“El forense declara que el cuerpo de Magali estaba en el piso”, Lo propio declaró un oficial de criminalística que intervino. “Surgen interrogantes que hay que resolver: ¿Estaba colgado el cuerpo, quién lo bajó, quién desató el nudo, quién tuvo contacto con el cuerpo?”, resumió.

“Hay testigos que la escucharon pedir auxilio”

“Hay irregularidades desde el principio, se manifestó que se la intercepta en la vía pública, pero la propia policía dio una segunda versión, que es que ella va a la comisaría directamente porque allí tenía un policía conocido, a pedir una tarjeta para retirar dinero del banco. Estamos esperando con las cámaras de seguridad que se especifique cuál de estas dos versiones, que da la propia policía respecto de como llega ella a la comisaria”, señaló Calderón sobre la investigación.

“Hay testigos que estaban en esa comisaría que dicen que se escuchaban gritos, que pedía auxilio, que pedía un médico, en la comisaria. Tanto eran los gritos de Magali que los vecinos de la comisaría se acercaban a ver lo que estaba pasando. A estos dos detenidos se los traslada a otra dependencia y la dejan sola a merced del abuso de autoridad, pocas horas después aparece muerta”, agregó.

El informe forense no investigó abuso

La autopsia realizada a Florencia Magali no consignó lesiones físicas, que en un segundo informe aparecen junto con la fotografía.

“Magali tenia varias lesiones debajo de las rodillas, en el antebrazo izquierdo, y en la  muñeca izquierda. llama la atención también que el forense no investiga la posibilidad de un abuso. Se encuentra un mojado, como dice el informe, en la parte delantera del pantalón, y no se hace hisopado para descartar presencia de semen. no se hace biopsia en el cuello para analizar si estaba sin vida antes de un posible ahorcamiento”, precisó Calderón.

“Para el juez no hay dudas respecto de la primera autopsia, sin embargo ante esta segunda autopsia se ha creado una junta de forenses de las tres circunscripciones de San Luis, y ambos médicos consideran que es necesario ampliarla, y piden radiografías de la cabeza que no se han hecho. Coinciden los forenses en que la autopsia es incompleta”, agregó el abogado.

Daniela Fogel, la doctora del hospital de Santa Rosa que atendió a Florencia Magali el día que fue arrestada, declaró que no tenía indicios de haber consumido ninguna sustancia o alcohol y cuando la entrevistó se mostró predispuesta y amable. Además señaló que no tenía indicios de ningún tipo de lesión.

Un mes después, ningún testimonio

Un mes después de la muerte de Florencia Magali, todavía no declaran los policías que estaban en la comisaría el día que murió, ni los testigos que la escucharon gritar y pedir auxilio, no están las pericias de los celulares secuestrados a los policías. Tampoco, remarcó el abogado de la familia, están disponibles las grabaciones de la cámaras. “Eso suele durar tres días, y ya llevamos más de un mes. eso nos daría pistas de si la detienen o ella va a la comisaría, lo cual sería mucho más grave”, subrayó el letrado.

No hay imputados en la causa, mucho menos procesados, el juez suspendió las testimoniales. Por esta razón los abogados plantearon la recusación del juez junto con la apelación de los costos de la autopsia.  “Toda la investigación y las pruebas recaen en la familia de la víctima, no hay movimiento del Ministerio Fiscal ni del juzgado, por eso consideramos que es necesario apartarlo para continuar con la investigación”, apuntó Calderón.

Calderón dijo que no se descarta en esta instancia ninguna hipótesos: 2Desde el suicidio al suicidio inducidoo, homicidio, que es muy diferente, al femicidio, porque también hay que analizar el contexto. Es una muerte en custodia, muerte de una mujer, y nos obliga el protocolo a actuar en ese sentido. El forense dijo que consideró que no es necesario investigar el abuso, pero hay un protocolo que lo obliga”, cerró el abogado.

Florencia dejó tres hijos -de dos los cuales están en custodia de su tía Celeste-. Dos de ellos, uno de 11 y otro de siete años quedaron a cargo de Celeste. También una nieta de tres años que cuidaba Florencia. Todos ellos esperan en Mendoza que se haga justicia y se lleve adelante una investigación transparente.

“Cuando termine la cuarentena si me tengo que instalar en Casa Rosada lo haré. Nadie me va a callar”, advirtió Celeste, quien debe manejar los detalles de la investigación mientras su familia entera hace el duelo a la distancia por la menor de las hermanas Morales.

Otra muerte en una comisaría

El 24 de abril, en tanto, en Villa Mercedes (San Luis) encontraron ahorcado, también en un calabozo y también en apariencia por violar el artículo 205 en el marco del aislamiento obligatorio Franco Gastón Maranguello, de 16 año. Fue detenido en la puerta de su casa, supuestamente por violar la cuarentena, y dos horas después cuando su madre se presentó a buscarlo en sede policial, le comunicaron que supuestamente se había suicidado.

El abogado de la familia de Franco, Gustavo Otegui, alerta sobre las notorias irregularidades que existen en los procedimientos policiales, y pidió que se separe de la investigación a los efectivos involucrados. Pidió también que se exhume el cadáver y se realice una segunda autopsia.

Se lee en la presentación de este abogado:

“No surge del Sumario policial ni del expediente digital, la comisión por parte de Franco Maranguello, de ningún delito de acción pública, salvo –PORQUE TAMPOCO LO DICE- una presunta violación de cuarentena y aislamien-to, ya que se encontraba en la puerta de su domicilio. Como se advierte de la lectura del legajo, la policía se encuentra muy activa en investigar los antecedentes del menor, a fin de justificar su muerte en sede policial, que en investigar la DUDOSA Y LAMENTABLE MUERTE OCURRIDA EL 24 DE ABRIL DE 2020”.

 

Share