Vale suspendió sus trabajos en Malargüe porque le aumentaron el precio a tierras que necesita para tender vías, según Pérez

Share
Sergio Leite, CEO de Vale en Argentina, a quien espera el gobernador para conocer el futuro de la inversión en Malargüe.
Sergio Leite, CEO de Vale en Argentina, a quien espera el gobernador para conocer el futuro de la inversión en Malargüe.

 

Según el Gobierno de Mendoza, la paralización de los trabajos de la minera Vale en Potasio Río Colorado se debe a un conflicto con los dueños de algunas tierras que se necesitan para que pase el ferrocarril que llevará la producción desde el Sur de Malargüe hasta el puerto de Bahía Blanca,  en el Sur de la Provincia de Buenos Aires. El gobernador Francisco Pérez dijo que en La Pampa y Río Negro se generaron problemas para conseguir la transferencia de algunas parcelas necesarias para el recorrido de las vías.

Pérez contó que durante el año pasado mantuvo reuniones cada 15 o 20 días con el CEO de Vale en Argentina, Sergio Leite, en las que nunca se habló de cambios en el proyecto original. Por estos días el representante de la empresa está de vacaciones, por eso fue imposible para el gobernador y sus colaboradores obtener información de primera mano sobre lo que sucede con la inversión de la compañía.

El gobernador anticipó que en febrero volverá a reunirse con el gerente de la minera para conocer de su boca cuál es la realidad del plan de inversión para el emprendimiento radicado en Malargüe.

El intendente de ese departamento, Juan Aguelles, había anticipado que Vale estaba reformulando todas sus inversiones, no sólo la de Potasio Río Colorado, que es la inversión minera más importante en marcha en el país. La compañía de capitales brasileños, en la que tiene fuerte incidencia el Gobierno de Dilma Rousseff, proyecta una inversión de 5.900 millones de dólares para extraer sales de potasio de Malagüe y trasladarlas en tren al puerto de Bahía Blanca.

Para el gobernador, el freno a los trabajos en el centro de operaciones de la cuenca del Río Colorado, en Malargüe, se debe a un conflicto entre la empresa y los dueños de algunas parcelas de tierra ubicadas en La Pampa y Río Negro. “Vieron la necesidad que tiene la empresa y subieron el precio de los terrenos a las nubes”, reflexionó Pérez, confiado en que ese conflicto se resolverá en breve y volverá la actividad en la mina malargüina.

 

Share