Denuncia sindical

Paritaria petrolera: los trabajadores son rehenes de una disputa de las empresas con Macri

Share

La conciliación obligatoria frenó un paro total en los yacimientos.

Los trabajadores quedaron de rehenes en una guerra entre las petroleras y el gobierno. El líder sindical Guillermo Pereyra describió un escenario con esos elementos para explicar el fracaso de la paritaria del sector. La confrontación quedó stand by por la conciliación obligatoria dictada por el gobierno. Los petroleros de todo el país habían llamado a un paro total desde el domingo a las 20.

“El conflicto colectivo planteado es de extrema gravedad por las características de la actividad de que se trata”, esgrimió una dependencia del Ministerio de Trabajo, de Dante Sica, para justificar el rápido dictado de la conciliación obligatoria.

La discusión salarial entre las patronales y los gremios petroleros no superó la puja por la compensación 2018. La paritaria del sector rige entre el 1° de abril y el 31 de marzo siguiente. El acuerdo del año pasado tuvo varias instancias durante las cuales los salarios sumaron un 40 por ciento de aumento. La inflación promedio en el país en ese periodo fue del 54,8 por ciento (57,84% en Neuquén).

“Mi análisis es que ellos (los empresarios) quieren el conflicto”, declaró Pereyra, secretario general de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa. El sindicalista es, además, senador nacional por el MPN de Neuquén y en ese rol preside la Comisión de Energía de la cámara.

Las empresas y el gobierno entraron en tensiones al mismo tiempo que la crisis tocaba los negocios petroleros. El ajuste comprometido con el FMI para evitar el default de la deuda, obligó a Mauricio Macri a recortar beneficios a las compañías. Pereyra consideró que las patronales aprovecharán las paritarias para presionar al gobierno para revertir esas medidas.

El sindicalista puntualizó sobre la Resolución 46/17 que estableció subsidios para el gas de Vaca Muerta. En ese caso, el gobierno recortó la partida perjudicando fuertemente a Tecpetrol, la petrolera de Techint.

Además, Pereyra citó entre las piedras del conflicto empresario gubernamental a la instauración de retenciones a las exportaciones. La medida de neto corte recaudatorio alcanzó a las ventas al exterior de hidrocarburos. Contempla el tributo de $4 por cada dólar recibido del comercio exterior.

La paritaria en crisis

La paritaria petrolera quedó estancada antes de que se comenzara a discutir el porcentaje de aumento salarial para el periodo que comenzó el 1° de abril de este año y finaliza el 31 de marzo del año que viene. Mientras tanto la inflación sigue descontrolada, implacable contra el poder adquisitivo de los salarios.

Las discusiones se trabaron antes de empezar. Las patronales se negaron a cumplir una cláusula de la negociación cerrada el año pasado. La misma establecía que antes de cerrar el periodo se debía revisar la diferencia entre los aumentos al salario y la inflación. La diferencia es de casi 15 puntos.

Las petroleras esgrimieron que no estaban en condiciones de afrontar el costo de la medida. Los sindicatos rechazaron ese argumento.

“Nos encontramos con la sorpresa de que dijeron que hay empresas que no están en condiciones de cumplir con lo que firmaron y pidieron que nos quedáramos sólo con el 40 por ciento. Es una barbaridad, una actitud provocativa, no sé con qué fin lo hace el sector empresario porque no puede decir que está mal”, sintetizó Pereyra.

Share