Testimonio de pobladores

Sauzal Bonito tras la llegada del fracking: “Tiembla todo el día y regamos las verduras con agua potable, en el río no hay más”

Share
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Sauzal Bonito, el pueblo que pasó del paraíso al infierno con la llegada del fracking.

“Están saqueando todo. Regamos las verduras con agua potable, antes sacábamos agua del río, teníamos plantas de cereza, de todo, hoy no podemos regar. No hay pasturas ara los animales, está todo seco, las piedras cerca de las torres están llenas de humo. Mis hermanos son crianceros y no pueden llevar los animales al río”.

El testimonio de Ana, una de las pobladoras de Sauzal Bonito –el paraje de Neuquén donde Techint practica fracking– ilustró el panorama que viven sus habitantes desde que, en 2015, se comenzó a fracturar la roca bajo el suelo.

Fue en un seminario organizado por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), del que participaron también científicos que vienen investigando el fenómeno de los sismos y su relación con el fracking en Vaca Muerta.

En julio de 2021, en Vaca Muerta y sus alrededores, se produjeron 60 sismos en tan solo 10 días. Los pobladores denuncian movimientos de suelo de distinta intensidad las 24 horas desde 2015, cuando comenzó la actividad en Fortín de Piedra, la zona donde la petrolera de Paolo Rocca perfora la roca para extraer hidrocarburos.

Tanto Ana, como Andrés Durán, otro habitante de Sauzal Bonito, detallaron cómo el pueblo fue transformándose en un lugar invivible: sismos constantes, caída de objetos, paredes resquebrajadas. Además del daño en la psiquis que supone esperar el próximo movimiento.

Los dos contaron que durante el 2020, cuando se frenaron las operaciones, no hubo sismos. Y que volvieron en coincidencia con la vuelta a la fractura. 

“Desde el 2015 comenzaron a haber sismos, a veces imperceptibles a veces de menor intensidad. En las casas se mueve todo como en  una película. los cuadros, los vasos, todo lo que hay en la alacena“, ilustró Durán.

Andrés Durán, poblador de Sauzal Bonito.

El constante temblor de la tierra va en tándem con la falta de agua, aseguraron los dos. “Están sacando agua del río Neuquén. No tenemos agua para tomar ni para regar, pero se llevan un caño de 26 pulgadas con agua para sus operaciones. Eso es visible, hay fotos satelitales que muestran desde donde están sacando el agua”, agregó el hombre.

“La ciencia no puede negar la relación de los sismos y el fracking”

El testimonio de Ana y de Andrés fue respaldado por sendas presentaciones de científicos que han analizado la sismicidad en la zona. Guillermo Tamburini Beliveau (Universidad de Comahue, becario del CONICET), Javier Grosso (CONICET) y Santiago Cané, coordinador de legales en FARN, quien ha llevado adelante acciones en la justicia para frenar el fracking en Neuquén.

“En los 70 ya había estudios en las revista Sciencie, Nature y Seismological Research Letters, que dicen que los pozos inyectores pueden generar terremotos. Negar esto desde el ámbito científico es irresponsable, es falta de celo y rigor en el trabajo. No podemos comprender esta actitud desde la ciencia. uno entiende que los geólogos y geólogas del sector petrolero no hagan el esfuerzo, pero que no lo haga la Provincia y su administración, ellos son responsables de lo que está pasando. su primera responsabilidad es buscar respuestas”, señaló al respecto Tamburini.

“Toda la realidad explica de un modo apabullante que llegaron los pozos de fracking y empezaron los terremotos. Sin embargo el INPRES la declara la zona de riesgo nulo sísmico, pero en los últimos dos años el propio INPRES ha registrado unos 200 terremotos. Y alimenta una duda de manera irresponsable cuando está todo el aval científico de que los pozos de fracking han desencadenado los terremotos”, agregó.

Cerró: “Las empresas privadas y el estado nacional y provincial están promoviendo y facilitando la extracción de un recurso nacional de Argentina del subsuelo, y generando un riesgo para las personas. Cuando pedimos información la deniegan, pero ellos la comparten con las empresas privadas”.

“Hay secretismo y defensa violenta al fracking”

A su turno, Santiago Cané se explayó sobre las acciones que llevó adelante FARN para frenar el impacto del fracking en la zona.

“El fracking es el extremo de la extracción de hidrocarburos, la forma mas dañina y cuando las otras reservas ya fueron agotadas. Es más caro, para las empresas, para el estado y para las poblaciones”, comenzó.

Desde el inicio de las operaciones en Vaca Muerta, indicó, “venimos viendo el secretismo y la defensa violenta que hacen instituciones y gobiernos de este proyecto. Cuando se aprobó en la legislatura de Neuquén hubo una manifestación reprimida para ocultar el pacto YPF-Chevron. El secretismo se mantiene y se mantiene el tildarnos de ignorantes, de prejuiciosos y de defender intereses foráneos”.

La FARN inició un amparo contra la provincia de Neuquén en junio de este año, remarcó Cané,  “para que se tomen medidas que protejan el ambiente, que no estalle todo, que no se rompan las casas, que los ríos no estén en peligro. No sólo tenemos los sismos sino que esto puede generar un desastre mayor, los sismos ponen en riesgo toda la infraestructura de la zona, ni los pozos, ni las tuberías, ni los pozos sumideros, ni los embalses están preparados para recibir sismos. las tuberías y los pozos se pueden ir rompiendo y filtrando”.

El webinar completo de FARN:

Share