“Es durísimo”, dice el gremio

La industria petrolera no termina de retomar a los trabajadores parados por la crisis

Share

La actividad en Vaca Muerta se paró por la pandemia y la reactivación es lenta. Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

El gremio que tenía los mejores sueldos del país antes de la pandemia no sabe cómo reincorporar a sus puestos a todos los trabajadores que fueron parados cuando comenzaron los contagios en el país. Quedan 1300 operarios de distintas fases de la producción hidrocarburífera en esa condición, aseguró el secretario general del Sindicato de Petroleros de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra.

“Estamos hablando y es durísimo, durísimo”, dijo el sindicalista después de preguntarse “¿Qué vamos a hacer con los trabajadores suspendidos?”.

El salario petrolero perdió poder adquisitivo el año pasado.

El poder adquisitivo del salario petrolero sufrió una paliza desde la última paritaria

En medio de la crisis, los sindicatos del sector cedieron terreno en la negociación con las patronales. La discusión es con los empresarios más poderosos del país, además de YPF, a la cabeza de una cadena que comprende hasta a los proveedores de comida para los operarios.

Pereyra consideró que arrastra un atraso del 26 por ciento. Y repitio que no está cerrada la paritaria 2020 de la actividad petrolera.

→ INFORME EXPLÍCITO: VACA MUERTA

Antes, había aceptado saltearse un año de discusión salarial para volver a ajustar los ingresos de sus representados desde abril, en función del acuerdo paritario 2021.

“Nosotros tenemos que terminar de cerrar el año 2020, para recién abrir las paritarias del 2021.  Y esto está hablado en la cámara, y está hablado de qué manera lo vamos a hacer, pero tenemos que recuperar la actividad. Si no hay actividad, es muy difícil sentarse a hablar de paritarias”, declaró Pereyra en la radio LU5 de la capital neuquina.

Los petroleros de Vaca Muerta pactaron con YPF saltearse la paritaria 2020

Antes explicó que por el acuerdo sellado en plena pandemia los petroleros van a tener un aumento del 15 por ciento en abril y mayo, más la incorporación al básico de una suba del 16,2 por ciento que se pactó con un plazo de vigencia en negro.

Los gremios petroleros participaron del denominado acuerdo de sustentabilidad y empleo, que permitió a las empresas suspender personal pagando sueldos reducidos, entre otras flexibilizaciones.

“Realmente no nos gustaba este acuerdo de sustentabilidad y empleo, pero tuvimos que firmarlo para recuperar la actividad”, asumió Pereyra cuando ya pasaron los meses de la firma del pacto.

Share