Reclamo en Guaymallén

Suarez desactivó con la policía una olla popular que pedía comida y medidas sanitarias mínimas

Share

La Policía de Mendoza desactivó una olla popular en Guaymallén. Foto: CCC

El Gobierno de Mendoza mandó a la policía a desactivar una olla popular en Guaymallén que buscaba visibilizar que el eslogan “Quedate en casa” no es una opción válida para los miles de mendocinos que no tienen qué comer ni las medidas sanitarias mínimas para prevenir el COVID-19. Fue en Pedro Molina y Colón, de ese departamento, donce la Corriente Clasista y Combativa montó un mesón con ollas y alimentos, pero poco después tuvo que levantar todo.

La olla fue realizada por vecinos del barrio Lihue, quienes reclamaron la “falta de medidas sanitarias ante los casos detectados de COVID-19” por parte del gobierno de Suarez y el de Marcelino Iglesias, y por la grave situación social de miles de familias “que no tienen recursos para sostener la cuarentena, situación que se demuestra en el crecimiento de comedores y merenderos comunitarios”.

De uno de esos comedores salió ayuda para los cosechadores varados en la Terminal de Mendoza semanas atrás, en una intrincada red solidaria de militantes barriales y de Derechos Humanos que salieron a dar una mano ante la desatención del gobierno. Dos de esos militantes, precisamente de la CCC, vivieron luego un apriete policial en su casa.

Militantes barriales que ayudaron a los varados en la Terminal denunciaron aprietes de la policía

Este miércoles los agentes llegaron a la olla popular y montaron un operativo de intimidación similar al que aplicaron los gendarmes para correr a los voluntarios de la Terminal de Mendoza: procedieron a identificar los datos de cada uno de los asistentes.

“Ante este reclamo pacífico y con medidas de higiene y seguridad, la policía solicitó nombres de los referentes sociales para procesarlos posiblemente e intentó impedir la protesta. Y una vez levantada la medida continuaron una persecución con móviles durante la desconcentración”, señaló la CCC en un comunicado.

“Repudiamos este accionar del gobierno de Suarez y del intendente Iglesias, que en vez de atender las sucesivas solicitudes que hemos realizado desde que comenzó la cuarentena, ataca a quienes venimos sosteniendo con gran sacrificio los comedores y merenderos comunitarios, y que lo único que exigimos son medidas sanitarias y alimentarias urgentes para enfrentar el avance de la pandemia”, cerraron.

Share