El radical Gerardo Morales prohibió las visitas a Milagro Sala en el penal Alto Comedero, denunció la Tupac Amaru

Share

milagro

La lideresa de la organización barrial Tupac Amaru, Milagro Sala, inicio una huelga de hambre tras la decisión del gobernador Gerardo Morales de prohibirle el régimen de visitas y mantenerla incomunicada en el penal de Alto Comedero, en Jujuy.

Así lo informó la agrupación a través de las redes sociales, donde indicaron que hasta el momento no hubo explicación oficial ni fundamento sobre la decisión de Morales.

La “sanción” no fue notificada ni a la dirigente social ni a sus abogados negándole así el legítimo derecho a la defensa. Desde la Tupac Amaru y el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular, exigieron que en forma inmediata se suspenda la medida e hicieron directamente responsables al contador Gerardo Morales y a su ministro de Seguridad, Ekel Meyer por el castigo contra la dirigente social. La defensa presentará un hábeas corpus por el agravamiento de las condiciones de detención.

Según tomaron conocimiento los abogados de manera extraoficial, desde el Penal indicaron que “la sanción se debe a reiterados sumarios realizados a Milagro Sala por mala conducta”. Sin embargo, desde la defensa de Sala, indicaron que un sumario no es una sanción y que la sanción no ha sido legal y debidamente notificada, violando así el legítimo derecho a la defensa, indicó la Tupac.

“En reiteradas oportunidades, Sala comentó a sus visitas sobre el inicio de informes negativos por parte de la guardia, por ejemplo, por defender a otras internas cuando eran llevadas a la celda de castigo, conocidas como ‘chanchos’. Vale recordar que poco tiempo atrás, tras la denuncia de la Procuraduría contra la Violencia Institucional (PROCUVIN) sobre la existencia de celdas de castigo en Villa Devoto, el Servicio Penitenciario de ese establecimiento resolvió la clausura de las mismas dado que incumplen las normas mínimas establecidas por las Naciones Unidas respecto a las condiciones de detención. Respecto a los informes, es importante considerar también que son elaborados por las guardias sin posibilidad del interno de defenderse frente a lo establecido por las celadoras, violando también así el legítimo derecho de defensa”, indicó la agrupación.

Milagro Sala fue detenida el 16 de enero por una protesta pacífica realizada en la Plaza Belgrano de la capital jujeña. A pesar de haber 4 imputados en las mismas condiciones de la dirigente social, sólo se la detuvo a ella.

Estuvo privada ilegalmente de su libertad hasta el 29 de enero, cuando le otorgaron el cese de detención por la causa de instigación al delito y tumulto y le dictaron una nueva orden de detención en una causa por asociación ilícita, extorsión y fraude al Estado iniciada en plena feria judicial con la presentación “espontánea” el 15 de enero de 9 personas para denunciar supuestos hechos ocurridos en 2012, 2013, 2014 y 2015, es decir sin la urgencia requerida para habilitar dicha feria y fuera del horario establecido en la acordada respecto al funcionamiento de la misma.

En la causa, más allá de los testimonios, no hay ninguna otra prueba contra Milagro Sala que, sin embargo, permanece detenida.

 

 

 

Share