Energía nuclear

Científicos de la CNEA repudiaron la destrucción de la planta de agua pesada de Arroyito, Neuquén

Share

La Asociación de Profesionales de la CNEA y de la Actividad Nuclear difundió una dura declaración por la destrucción de la planta de agua pesada de Arroyito, Neuquén, necesaria para la operación de las centrales nucleares.

A principios de junio, el fantasma del cierre de la planta comenzó a hacerse real con la apertura del registrop de retiros voluntarios y la oferta del cambio de tareas para quienes prefirieran seguir ligados a la Empresa Neuquina de Servicios Industriales, conformada por la Comisión Nacional de Energía Atómica(CNEA) y el gobierno de Neuquén.

Mientras esto ocurría, Omar Gutiérrez (MPN) mandaba pelotones de policías a Arroyito con el fin de impedir que los trabajadores interrumpan el tránsito de la Ruta Nacional 22 con sus protestas.

Cierran la Planta de Agua Pesada de Neuquén: retiros voluntarios y bloqueo policial a los piquetes

“La Planta Industrial de Agua Pesada (la PIAP) de Arroyito, Neuquén, una de las inversiones más grandes en la historia de la tecnología de nuestro país, del orden de los mil millones de dólares de los fines de los 80 y principios de los 90, es la planta de producción de agua pesada más grande del mundo, con posibilidades de exportación concretadas en el pasado y hoy insuficientemente exploradas”, arranca el documento de los profesionales de la CNEA. 

“La pérdida de la PIAP nos cerrará para siempre el camino para continuar con la exitosa línea tecnológica que la Argentina tan dedicada y cuidadosamente construyó. No dudamos en calificar esta acción como de lesa patria”, agregan. 

Los trabajadores dieron cuenta en la misiva de las frustradas reuniones con miembros del gobierno nacional y las promesas incumplidas del macrismo y del gobierno provincial de no dejar morir la planta.

“De una planta de más de 400 trabajadores solo quedan hoy en día bastante menos de 300 y sigue diezmándose la plantilla de personal con un programa de retiro concertado. A través de este perverso mecanismo, utilizado en el pasado por todos los gobiernos neoliberales, se está desvinculando a los trabajadores más calificados sin los cuales no es posible preservar la PIAP en condiciones mínimamente aceptables. Esto habla, de una manera indubitable, de las verdaderas intenciones del gobierno”, señalaron al respecto. 

Este es el documento de los trabajadores:

Share