La Ley 7722 en vilo

El PJ le pasó a Suarez la pelota para que defina si habilita el uso de cianuro en la minería

Share

Suárez en el Ejecutivo y Mario Abed al frente del Senado heredan la papa caliente de las reformas en la 7722.

 

La Legislatura postergó este martes las reformas a la Ley 7722 que pretendía el sector empresario, el oficialismo y buena parte de la oposición. Fue después de que el PJ dividiera su postura entre los que responden a Adolfo Bermejo, que se inclina por acordar con el gobernador electo, Rodolfo Suarez, y los que querían impulsar hoy mismo el tratamiento de las reformas.

Fadel adelantó que el PJ no votará hoy reformas de la 7722, pero le abrió la puerta a Suarez

Será el gobernador electo, de fuerte impronta prominera y extractivista, quien impulse las reformas a la ley, sancionada hace 12 años y defendida en las calles cada vez que se la quiso modificar. En la víspera, hubo cacerolazos, acampes, ruidazos y manifestaciones en toda la provincia. 

Poco antes de ingresar a la sesión, el autor del proyecto reformista, Alejandro Abraham (PJ), sostuvo: “Que nadie se saque el sayo. Este no es el proyecto de Abraham. Uno puede haber sido el instrumento pero acá tiene que haber un consenso. Se ha trabajado mucho”. 

El proyecto en danza, que no tiene despacho y sólo ha circulado extraoficialmente, propone eliminar el artículo 1 de la Ley 7722 que dice:

A los efectos de garantizar debidamente los recursos naturales con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico, se prohíbe en el territorio de la Provincia de Mendoza, el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares en los procesos mineros metalíferos de cateo, prospección, exploración, explotación y/o industrialización de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo.

En la reforma que impulsa el sector minero queda prohibido sólo el mercurio, y se habilita el uso de soluciones cianuradas, como blanqueó este martes el titular de Asinmet, Julio Totero.

La solución cianurada se obtiene como combinación de cianuro, agua, cal y otros productos químicos también tóxicos. En los medios se “popularizó” su nombre cuando la Barrick derramó varias veces este líquido en su mina de Veladero, San Juan, en una seguidilla de fugas que llegaron hasta el río Jáchal y otros cuatro cursos de agua, según un peritaje oficial en el marco de la causa que se inició contra la minera en 2010. 

Este tipo de soluciones es muy frecuentemente utilizada en la cianuración del oro. Por la  naturaleza venenosa del cianuro, el proceso es muy controvertido y su uso está prohibido en varios países y territorios.

A pesar de que el cianuro libre se descompone rápidamente cuando está expuesto a la luz del sol, los productos menos tóxicos, como cianatos y tiocianatos, pueden persistir durante varios años. Los derrames de cianuro pueden tener un efecto devastador sobre ríos, matando toda forma de vida acuática por varios kilómetros. Los peces son las víctimas más evidentes, pero en realidad se colapsa toda la cadena alimentaria, desde el fitoplancton hasta águilas pescadoras, explican los especialistas en informes ampliamente difundidos que cualquiera puede chequear on line.

“El cianuro es muy noble”

A principios de año, el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, planteó una defensa encendida del cianuro en tren de impulsar las reformas a la Ley 7722 y sostuvo, entre otras cosas, que los derrames de esa sustancia en Veladero, mina de Barrick Gold, no pusieron en riesgo a la población de Jáchal.

 

Fue en una entrevista en Canal 7, en la que, además, arremetió contra el amplio sector social que en las calles rutas y plazas ha defendido las restricciones que la 7722 impone en Mendoza.

Esta es la entrevista completa a Guiñazú:

 

Share