Argentina, una ganga en dólares

El salario mínimo se devaluó a la mitad en tres años de gobierno de Macri

Share

El salario mínimo vital y móvil no llega a 300 dólares en Argentina, Uno de los más bajos de la región

El salario mínimo medido en dólares registró durante el gobierno de Mauricio Macri una caída del 49 por ciento. La mayor parte de ese retroceso se explica por la devaluación de 2018, que superó con creces a la evolución de los ingresos. El año pasado la caída fue de 40%.

Según un cálculo de economistas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV), desde finales de 2015, el salario mínimo bajó de 580 a 297 dólares, no llega a tres billetes con la cara de Benjamin Flanklin.

Esto hizo que la Argentina perdiera 5 posiciones en el ranking regional, pasando de la primera a la sexta posición del salario mínimo medido en dólares.

Según el reporte, “la apertura comercial irrestricta, la liberalización de la cuenta de capitales y un proceso de recomposició desmedido en el cuadro tarifario de servicios públicos signan la mayor fuente de volatilidad nominal de los últimos años”.

Salario Mínimo Vital y Móvil

Los economistas de la UNDAV señalaron que durante 2018, la brutal subida del tipo de cambio implicó un verdadero desplome del SMVM medido en dólares corrientes, que cayó en un 40% en diciembre comparado con igual mes del año anterior.

La subida del dólar del último mes implica que todos los sueldos -no de puestos gerenciales, que cuentan con protección- se devaluaron a la mitad, que pueden comprar la mitad. Esto posiciona a la Argentina en la sexta posición a nivel sudamericano luego de haber ocupado el primer lugar en 2015. Para el trabajador, malas noticias, para los empleadores buenas: sus obreros son más “competitivos”.

El salario mínimo vital y móvil cayó a su nivel más bajo desde 2004

¿Qué implica bajar los salarios en dólares? Relegar los salarios contra la inflación y restringir la cantidad de puestos laborales es un escenario que presiona para concretar acuerdos salariales en baja sin quejas de los ocupados, quienes deben preocuparse porque no los echen en lugar de pedir salarios dignos.

Son políticas diseñadas para incrementar la inseguridad laboral. Como reconoció el propio Alan Greenspan presidente de la Reserva Federal de EE. UU. entre 1987 y 2006. Amte el Congreso explicó su “éxito en la gestión económica” con lo que él llamó “una mayor inseguridad laboral de los trabajadores”.

Extracto de Requiem para un sueño Americano con las declaraciones de Greenspan:

 

Este es el documento completo de los economistas de la UNDAV:

 

 

Share