Industricidio nacional

Los Blaquier cerraron la papelera Ledesma en San Luis y dejaron en la calle a 85 empleados

Share

Carlos Herminio Blaquier, Ignacio Blaquier, Santiago Blaquier, Alejandro Blaquier y Juan Ignacio Pereyra Iraola, directorio de Ledesma.

La fábrica de papel encapado Ledesma -propiedad de la familia Blaquier- cerró este miércoles sus puertas en forma sorpresiva y dejó en la calle a unos 85 trabajadores que tenía en su planta emplazada en la ciudad de San Luis.

Los Blaquier están entre los empresarios más ricos de Argentina, conocidos por ser el dueños de la empresa agroindustrial Ledesma,​  donde se produjo la Noche del Apagón en Jujuy -que derivó en secuestro de 400 obreros en el ingenio azucarero- lo cual originó un proceso judicial del que se desvinculó al patriarca familiar, Carlos Blaquier, por falta de mérito.

Según la empresa el cierre corresponde a un “reordenamiento del negocio del papel, que ahora enfocará su producción y exportación papel desde Jujuy”.

“Nos desayunamos con la noticia, llegó gente del directorio de Buenos Aires y Jujuy informando que cerraban la fábrica por falta de ventas”, dijo el delegado de sindicato del Papel y Cartón de San Luis, Mario Famá, en declaraciones a la prensa local.

Agregó que la empresa no les anticipó el cierre y que, por ese motivo, la situación tomó de sorpresa a los 70 trabajadores que allí se desempeñaban.

El sindicalista dijo también que lo único que les informaron es que el viernes va a estar depositado “el 100 % de la indemnización”.

Los trabajadores despedidos tienen un “promedio de antigüedad de 11 años”, pero muchos llevan más de 25 años trabajando en la fábrica.

Industria editorial destruida

El cierre de la papelera se relaciona a la debacle en la industria editorial por el parate del consumo. El papel encapado, que se fabrica allí. es el que se utiliza para revistas, folletos, libros y etiquetas, conocido comúnmente como “papel ilustración”.

La caída en las ventas de revistas y libros y la reducción del mercado editorial argentino contribuyeron a la caída en la demanda de este tipo de papel.

Entre 2012 y 2018, el consumo total de papel encapado en la Argentina cayó de 108.000
toneladas a 40.000 toneladas, acompañando una tendencia similar a nivel global, según
explicaron desde Ledesma a El Cronista.

“Esta situación hizo necesario reorientar la estrategia de Ledesma, a la producción de resmitas
de papel natural (100% caña de azúcar) para destinarlo al mercado interno y Europa, Asia y los
Estados Unidos”, agrega el sitio, citando fuentes de la empresa.

Share