Entrevista a Marcelo Brignoni

“Los ricos llevaron el Coronavirus a occidente y ahora se les vuelve en contra la destrucción planificada del Estado”

Share

El analista internacional Marcelo Brignoni desmenuzó el panorama actual tras la expansión del Coronavirus y el posicionamiento, en medio de la pandemia, de Estados Unidos y China, con la guerra por el precio del petróleo en el medio.

Entrevistado por AM750, Brignoni dijo que no se puede descartar la posibilidad de que el brote y la expansión del coronavirus esté vinculado a un accidente o un sabotaje en el laboratorio de la OMS en Wuhan (China). “La especulación central es que el virus surgió de un accidente o de un sabotaje en el laboratorio de la OMS. Nadie va a admitir que eso sucedió”.

En el medio, una realidad que subyace: los cambios de las potencias mundiales en los últimos 20 años, donde China paso a ser una hegemonía que compite cabeza a cabeza con Estados Unidos.

“El mundo ha cambiado mucho, la influencia de Estados Unidos está a la baja. En el último acuerdo que firmaron EE.UU. y China habían firmado un acuerdo comercial muy desfavorable para Estados Unidos, que le vendía materias primas a China y los chinos le vendía manufactura con valor agregado. Fue muy cuestionado Donald Trump y el Departamento de Comercio. China se dio el lujo de ni siquiera mandar a Xi-Jinping al anuncio de la firma de ese acuerdo. Y en el medio de todo eso, en la previa de una campaña presidencial aparece el coronavirus”, detalló el analista.

Un misil al individualismo neoliberal

“El coronavirus da de lleno no sólo en la crisis económica, analizó Brignoni, sino que “impacta en los valores constitutivos del sistema neoliberal. Claramente no te salvás solo. Aunque tengas millones de dólares y viajes en primera, te bajas del avión con coronavirus y te morís. La otra novedad es que esta enfermedad, como está planteada hoy en occidente es una enfermedad que no surge de los bordes y de los sectores más pauperizados socialmente hacia las metrópolis, la enfermedad surge de los aeropuertos de las clases de primera y de las aerolíneas. Los principales afectados son los que pensaban que se iba a salvar”.

“Los ricos llevan el virus a occidente. Empiezan a padecer la destrucción planificada del Estado que ahora se les vuelve en contra como sector social”, sintetizó. Agregó un número a esa síntesis:  “Italia redujo en los últimos 10 años su presupuesto de salud 37.000 millones de euros”.

Israel y Rusia, recordó, adoptaron estrategias muy severas por el coronavirus. “Israel puso galpones con controlo policial para hacer cuarentena. Rusia tiene análisis obligatorio, cuarentena obligatoria controlada por cámaras. Con eso detectaron 88 rusos que evadieron su cuarentena que pasarán su cuarentena en prisión. Los extranjeros que evadieron la cuarentena fueron deportados”.

La crisis del petróleo

“La mayoría de los medios de comunicación presentan la crisis petrolera como una pelea encarnizada entre Rusia y Arabia Saudita y eso es falso. Los países productores de petróleo convencional, nucleados en lo que se conoce como Opep más 10, cuyos cuatro principales socios son Irán, Venezuela, Arabia Saudita y Rusia, llevan adelante una estrategia para bajar el precio de producción del barril para hacer inviable la producción de fracking, que es de mucho más alto costo, con la que estados unidos invadió los mercados para competir con Arabia Saudita. Tanto Rusia como Estados Unidos producen petróleo rentable a menos de 25 dólares el barril, Estados Unidos no tiene forma de bajarlo”.

“Esto para Argentina es un problema grave. Si los precios del petróleo se mantienen en estos márgenes Vaca Muerta va a ser un parque temático de visitas a restos de los dinosaurios. No hay ninguna posibilidad de que se pueda desarrollar”.

“La primera cosa que hace Estados Unidos cuando ve que la agresión es contra ellos es que sale a comprar contratos petroleros. El 7% que subió el petróleo fue Estados Unidos intentando reconstruir con Arabia Saudita una alianza. Arabia Saudita tenía un acuerdo con Estados Unidos de mantener un precio elevado artificial del costo del petróleo shale, con la condición de que eso fuera para que Estados Unidos autoabasteciera su mercado, pero no para que saliera a competir sacándole mercado a Arabia Saudita.  Esto es una oportunidad para China, que es el principal exportador de petróleo en el mundo, de comprar petróleo mucho más barato”.

¿Accidente o sabotaje?

“El principal problema de la política internacional es que nadie confirma nada de lo que hizo y nadie admite nada de lo que dijo. La especulación mayoritaria es que la expansión del virus en China es que provino de dos posibilidades: o un accidente en un laboratorio de la OMS en Huan  o de un sabotaje en ese mismo laboratorio. De hecho la OMS tiene una estructura que desarrolla virus autóctonos y hace investigaciones en cada uno de los países. Como el virus del mal de los rastrojos, sobre el que hay investigaciones en Argentina, y el coronavirus es originario de China sobre el que hay investigaciones. La primera expansión del brote fue en un lugar donde hay un laboratorio de la OMS dedicado a estudiar este tema. Nadie va a admitir que eso sucedió. Ni los chinos porque se vería como una debilidad, ni la OMS que tardó todo este tiempo en dictaminar pandemia porque se sentía responsable del presunto accidente”.

“El mundo ha cambiado mucho, la influencia de Estados Unidos está a la baja. En el último acuerdo que firmaron EE.UU. y China habían firmado un acuerdo comercial muy desfavorable para Estados Unidos, que le vendía materias primas a China y los chinos le vendía manufactura con valor agregado. Fue muy cuestionado Donald Trump y el Departamento de Comercio. China se dio el lujo de ni siquiera mandar a Xi-Jinping al anuncio de la firma de ese acuerdo. Y en el medio de todo eso, en la previa de una campaña presidencial aparece el coronavirus”, puntualizó.

Share