Se fundió la moto

Los trabajadores de Zanella viven en pánico: cierra la planta de Mar del Plata y peligra otra en Córdoba

Share

El ingeniero suizo Walter Steiner lidera la firma Zanella, metida en una crisis sin fin.

La caída de la fabricante de motos Zanella no llega nunca al piso. Para salvarse, la empresa decidió terminar con todos los puestos de trabajo que sea necesario. Y los despidos no paran. Ni lo harán en el corto plazo. A 71 años de su radicación en el país, la empresa está amenazada de muerte.

Para salvar su pellejo, la compañía anunció que cerrará el 31 de julio la planta que abrió en 2014 en Mar del Plata y ahora analiza bajar las persianas en otra planta que tiene en Córdoba. En esas dos plazas se impuso el macrismo en 2015. La política económica que instauró ese gobierno sentenció el ocaso de los sueños de los dueños de Zanella.

“Ya se trabajaba con jornadas reducidas y había suspensiones programadas. Además, pagaban apenas el 70% de los sueldos”, advirtió la seccional marplatense de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), informó El Cronista.

La empresa, liderada por el ingeniero suizo Walter Steiner, arrastra una crisis que ha sido altamente dañina para sus trabajadores. Muchos ya quedaron en la calle. Y otros tantos están condenados a la misma suerte. Dice la patronal que con la cabeza de algunos busca salvar la de otros que siguen empleados.

Zanella tiene cuatro plantas en el país: una en Caseros, Buenos Aires, y otra en San Luis, además de la que cerrará en Mar del Plata y la que pende de un hilo en Córdoba.

Conciliación de ocasión

En la planta de San Luis, Zanella despidió en las últimas semanas a 45 de los 104 operarios que tenía. Los elegidos se quedaron en la calle antes de que el Ministerio de Producción y Trabajo, de Dante Sica, dictara la conciliación obligatoria. Esa medida rige hasta el 23 de julio, hasta cuando se frenaron nuevos despidos.

La fábrica cordobesa de Cruz del Eje funciona con un nivel mínimo de producción. “Tenemos conocimiento de que en Mar del Plata y San Luis despidieron a algunos compañeros. Quisieron hacer lo mismo acá en Córdoba luego de que se dispuso la conciliación obligatoria, pero este proceso no se los permitió”, detalló Rubén Urbano, delegado de la UOM en esa provincia.

“No vamos a pedir la prórroga de la conciliación. Vamos a intentar trasladar las negociaciones a Córdoba”, afirmó, citado por El Cronista.

“Previo a la conciliación, se abrieron retiros voluntarios, que en realidad no lo eran,ya que ofrecían menos del dinero que les correspondía a los trabajadores, es decir, menos del 100% de la indemnización total”, reveló Urbano.

Consultado por el portal económico, Lino Stefanuto, presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam), prefirió no hacer declaraciones sobre la crisis de Zanella.

“Las ventas se desplomaron cerca del 45% interanual en junio. Esperamos que se reactive el consumo con el Plan Ahora 12 y 18, y los descuentos que se están ofreciendo”, gambeteó Stefanuto.

Share