Apuesta al MPN

A dos semanas de las elecciones en Neuquén, preocupa a Macri el crecimiento del kirchnerismo

Share

Mauricio Macri y Omar Gutiérrez mantienen una alianza estratégica en torno a los negocios en Vaca Muerta,

El macrismo está preocupado por la suerte del gobierno neuquino. La posibilidad de que gane el kirchnerismo las elecciones del 10 de marzo desvela al presidente Mauricio Macri. El ala del gobierno abocada a los negocios de Vaca Muerta abona esa preocupación.

En ese escenario, Macri juega todas sus fichas a la reelección del gobernador Omar Gutiérrez, del MPN, que conduce en las sombras el ex mandatario  provincial Jorge Sapag, quien fuera aliado del kirchnerismo. El MPN no pierde una elección Ejecutiva provincial desde hace más de 60 años.

Cambiemos, liderado por el intendente de la Ciudad de Neuquén, Horacio Pechi Quiroga, no tiene chances de ganar. Las encuestas que maneja la Casa Rosada así lo dicen. Por eso, Macri reforzó sus expectativas a favor de Gutiérrez, con quien actuó en sociedad desde 2015.

“El Gobierno teme un triunfo kirchnerista en la tierra de Vaca Muerta”, tituló este domingo el diario La Nación. En la nota demoniza la posibilidad de que Neuquén quede en manos del ex intendente de Cutral Co, Ramón Rioseco. El líder del Frente Neuquino encabeza la lista de una coalición con el peronismo provincial.

La operación antiK

El domingo pasado, el columnista Joaquín Morales Solá, reveló una operación del macrismo y los empresarios petroleros para evitar un posible triunfo de Rioseco.

Nota de referencia: Morales Solá reveló operaciones “empresariales y políticas” para que el kirchnerismo no gane en Neuquén

Morales Solá contó que el gobierno y el empresariado avanzaron en una operación para convencer al ex gobernador emepenista Jorge Sobisch, lanzado como candidato por la Democracia Cristiana, de bajar su candidatura.

La movida pretendía fortalecer la posición de Gutiérrez, suponiendo que la candidatura del  ex gobernador le quitará votos el 10 de marzo.

Sobisch confirmó la operación en declaraciones distribuidas por su prensa el sábado. “Me ofrecieron una embajada”, aseguró.

“Se acercó gente que estuvo conmigo en el gobierno y gente que antes era kirschnerista y ahora es macrista. Está el guiño de la Casa Rosada y digo que es de la Casa Rosada porque entre lo que me ofrecieron, me ofrecieron una embajada”, reveló el ex gobernador condenado a ser minoría por su responsabilidad política en el asesinato del maestro Carlos Fuentealba, a manos de un policía, en 2007.

“Neuquén preocupa por Vaca Muerta”

Este domingo la periodista Maia Jastreblansky citó fuentes en off para desarrollar la preocupación del gobierno macrista por Rioseco.

En la Casa Rosada siguen minuto a minuto las encuestas en línea directa con el gobernador Gutiérrez, contó. Agregó que, por ahora, es el mejor posicionado para reelegir. Es “un mandatario que supo tejer un buen vínculo con Macri”, recordó.

“El crecimiento del candidato a gobernador respaldado por Cristina Kirchner preocupa a Cambiemos”, remarcó Jastreblansky en La Nación.

“Neuquén preocupa mucho por Vaca Muerta”, adjudicó a “uno de los hombres que trabajan codo a codo con Macri”.

Y siguió. “Otro asesor de la Casa Rosada explicó con mayor detalle las razones de los desvelos oficiales: ‘En esa provincia está nuestro mayor proyecto de generación de riqueza a futuro. El gobernador tiene la lapicera para regular el área de concesión y una silla en la mesa de negociación. Tener al kirchnerismo en esa provincia estratégica desde marzo suma mucha incertidumbre entre los inversores'”.

Los negocios de fondo

La postura oficial sobre Vaca Muerta vertida en La Nación esclarece: para el Presidente, los negocios de la formación shale deben permanecer en la sociedad que construyó con el MPN y las petroleras. Los dos últimos grupos mantienen una alianza irrompible.

Paradójicamente, el desarrollo de Vaca Muerta no sería de no haber sido por la estatización de la mayoría accionaria de YPF, que resolvió siendo presidenta Cristina Fernández, y sin la visión que le imprimió Miguel Galuccio, El Mago, designado entonces presidente de la compañía.

Ningún inversor privado destinó más fondos que YPF al desarrollo de Vaca Muerta. La petrolera controlada por el Estado cargó con el precio de la experimentación que posibilitó la baja de costos que luego aprovecharon los privados.

Ningún año desde que gobierna Mauricio Macri se registraron más inversiones en Vaca Muerta que en 2015, el último de la gestión kirchnerista.

Al contrario, en 2016 las inversiones se desplomaron notablemente, a pesar del levantamiento de las restricciones para fugar la renta al extranjero y de la liberación del mercado de cambio. En 2017 crecieron poco y recién en 2018 llegaron a los niveles de 2015.

El círculo rojo

“Obviamente genera incertidumbre si gana el kirchnerismo. Sería como tener al zorro en el gallinero de los huevos de oro”. La Nación adjudicó esa reflexión a “un hombre que conoce de cerca a los concesionarios de Vaca Muerta”.

“Pero la preocupación entre los empresarios existe hoy. Macri ya cambió las reglas de juego con los subsidios al gas”, agregó la fuente.

Y ahí nomás el diario advirtió que “uno de los hombres que están sumergidos en la campaña” resumió: “Neuquén es el 1,45% del padrón nacional, pero es desde lo estratégico la gran esperanza argentina”.

Share