Violencia policial

Repudio de la APDH al ataque de la policía contra dos niños en San Rafael: “Deberían ser un escudo protector”

Share

Lorena Elena Ferreyra, madre de los niños atacados por la policía en San Rafael. Foto: La Garganta Poderosa.

Tras lo ocurrido en el Barrio Constitución, de San Rafael, donde policías hirieron con postas de goma a un niño de 4 años y detuvieron a su hermano de 11 por varias horas en la Comisaría del Menor, la APDH manifestó su preocupación “por el rol de las fuerzas policiales en torno al control de la pandemia”.

En un comunicado difundido en las últimas horas, remarcaron que el papel de esas fuerzas policiales “debería ser, en primera y única situación, el de ser escudo protector de los ciudadanos, resguardando su integridad”.

No ocurrió eso en el barrio de San Rafael, donde los agentes primero persiguieron a un niño de 11 años que jugaba en la vereda con un arma de juguete que le habían regalado ese mismo díacontó su madre en La Garganta Poderosa– y después fueron a buscar a su hermanito de 4 años, que se había refugiado en su casa. Este niño fue alcanzado por un perdigón disparado en el operativo, lo cual fue constatado en el Hospital Schestakow.

Cinco móviles y balazos a mansalva: el brutal operativo que terminó con un niño de 4 años baleado y su hermano de 11 detenido

Este es el comunicado completo de la APDH:

Tras los preocupantes hechos ocurridos en Barrio Constitución días atrás pero que aún resuenan en comentarios de los vecinos de distintos barrios y en los medios de comunicación, nos sentimos con la responsabilidad de hacer una reflexión para compartir con la ciudadanía y con las propias fuerzas de seguridad de nuestra ciudad.

 

Queremos pronunciar nuestra postura como ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS (APDH Regional Mza). Vemos con preocupación el accionar de las fuerzas policiales en torno al control de la pandemia, entendiendo que su rol debería ser, en primera y única situación, el de ser escudo protector de los ciudadanos, resguardando su integridad.

 

En un Estado democrático nos sorprende verificar una vez más la estigmatización de les niñes y la criminalización de la pobreza. Los hechos ocurridos nos dan la clara evidencia que el personal policial cometió claras violaciones a los derechos de los y las ciudadanas de un barrio de nuestra ciudad.

 

Como APDH nuestra función clave es la observación de la aplicación de los DDHH en las Instituciones del Estado que son las garantes de la constitución para resguardar la seguridad de todes les ciudadanes. Además de recordar la verdadera función de los organismos de seguridad en su rol protector hacia la ciudadanía y no como una amenaza a la integridad física de los y las ciudadanas.
Urge un cambio de paradigma en la formación del personal que lleva adelante tan delicada misión.

 

En ese sentido ponemos a disposición de los organismos que lo soliciten, capacitación en esta temática a fin de mediar entre los distintos estamentos sociales, para contribuir a una convivencia en paz.

 

Nuestro organismo fue partícipe y promotor de un curso en formación en Derechos Humanos para integrantes del servicio penitenciario local porque pensamos que esta temática debe ser transversal en toda la formación profesional y en la actualización permanente en servicio durante la vida laboral de los y las integrantes de esta fuerza; por lo tanto ofrecemos dictar estas capacitaciones, esperando sea esta propuesta tomada en consideración.

 

Al mismo tiempo queremos destacar las medidas que se tomaron desde la conducción de dicha fuerza a cargo de Marcelo Puertas, director de Inspección General de Seguridad, al separar a los policías participantes e iniciar expediente para completar averiguaciones sobre el accionar violento del personal policial, recurriendo a testimonios de vecinos y peritajes correspondientes para la reconstrucción de los hechos y la obtención de pruebas

 

En este trabajo cotidiano que hacemos, de encontrarnos con todos los sectores en el camino de construir una sociedad más justa, más solidaria, sin duda también deben estar quienes representan la salvaguarda de un modo de vida que queremos sea libre de violencia, de convivencia pacífica, de respeto de los derechos de todas las personas.

Share