Inflación sin control

Un informe revela las trampas de los empresarios para evadir los acuerdos de precios

Share

El congelamiento de precios que promocionó este lunes el macrismo es, en realidad, un acuerdo sin firmas, un “pacto entre caballeros”, como lo definió el propio ministro Nicolás Dujovne. Pero además de no comprometerse por escrito, los que dominan el mercado de alimentos en Argentina tienen múltiples estrategias para evadir los acuerdos de precios.

Después de los aumentos del fin de semana, esta es la lista de precios “congelados” hasta las elecciones

Las empresas suelen utilizar diversos mecanismos para evadir el acuerdo de precios: la ausencia de productos en las góndolas, la falta o poca visibilidad de la cartelería, y la presentación de productos similares que no son parte del Programa a precios superiores, relevó en un informe especial el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

En este último caso, el producto suele presentar alguna “característica” particular que lo diferencia del producto acordado y que es difícil de percibir por el consumidor.

El ejemplo a continuación resulta ilustrativo: mientras en el programa figura Mendicrim cremoso de 300 gramos por $65, en las góndolas se ofrece el Mendicrim original  a $84 (precio al 3 de marzo relevado por CEPA).

 

“El reemplazo de la leche en sachet La Serenísima por la segunda marca de Mastellone, denominada La Armonía, es ilustrativo de esta estrategia de incorporación de segundas marcas y salida de las más vendidas. En efecto, en la línea de lácteos desde mayo (N. de la R: del 2018) ya no están las dos principales marcas del rubro -La Serenísima y SanCor, que representan el 80% del mercado lácteo- en lo que refiere a la leche en sachet y en dulces de leche”, indica el reporte.

Sólo el dulce de leche de Mastellone volvió al acuerdo en esta oportunidad (septiembre). Asimismo, sigue afuera del acuerdo de precios el Queso Mendicrim de Sancor.

La suba en los alimentos acumula 14,7% en Mendoza en lo que va del año

Puerta giratoria de productos

Otra de las trampas a las que recurren los monopolios es ingresar y quitar productos del programa, para retornarlos a un precio mucho mayor del que tenían.

La lista de enero de 2019 solo incluía 8,9% de productos que continuaron desde 2016, señala CEPA.

“El reemplazo de productos tiene un efecto concreto: cuando salen del Programa aumentan sensiblemente de precio. Y cuando reingresan, lo hacen con los aumentos incorporados. Un ejemplo son los pañales Huggies Classic de Kimberly Clarck, que en octubre de 2018 reingresaron al Programa (aunque no en todos los talles)”.

Tomando como base de comparación el talle G, en octubre de 2015 el precio por 52 unidades era de $121,00 ($2,32 por unidad) y en septiembre de 2018 al reingresar el precio por 22 unidades es de $115,27 ($5,23 por unidad). En total el incremento es de 125%, detalla el informe. Pero además, este producto aumenta 70% su precio entre septiembre de 2018 y hoy.

Otro caso lo constituye el aceite Cada Día de AGD por 900 cc que costaba $9,10 en octubre de 2015 y reingresó en septiembre de 2018 con un precio de $48,40, con un incremento total de 431%.

“Respecto del aumento de precios de productos una vez que salen del Programa, es posible observar el caso del aceite cocinero de 900 ml. Este producto costaba en abril de 2016, cuando salió del Programa, $12,22. En la actualidad alcanza los $66,35, es decir, un aumento de 443% en un periodo donde la inflación se estimó en 145%”, se lee en el documento.

Este es el informe completo de CEPA:

Share