Uno de los principales lobbistas pro mineros de Mendoza culpó a Paco Pérez por la crisis de Vale y alarmó con cifras falsas

Share
Carlos Ferrer, entre el secretario de Ambiente, Marcos Zandomeni, y Alejandro Orlando, vicepresidente de la FEM, el año pasado en la ratificación de la obligación a Vale de contratar mendocinos en Malargüe. Foto: Archivo.
Carlos Ferrer, entre el secretario de Ambiente, Marcos Zandomeni, y Alejandro Orlando, vicepresidente de la FEM, el año pasado en la ratificación de la obligación a Vale de contratar mendocinos en Malargüe. Foto: Archivo.

 

Carlos Ferrer, de la Cámara de Servicios Mineros, endilgó la culpa de la crisis generada por el repliegue del plan de inversiones de la minera brasileña Vale en Potasio Río Colorado a la gestión del gobernador Francisco Pérez, al mismo tiempo que pintó un panorama negro para la provincia sobre cifras infladas del emprendimiento.

Ferrer es uno de los principales lobbistas pro mineros de la provincia, rol que fortaleció mientras defendió la reputación de Vale cuando la minera hacía los deberes para conseguir la aprobación para extraer minerales en Malargüe con la oposición de grupos ambientalistas y defensores del agua.

El representante de los empresarios que anudaron negocios con Vale dijo que el proyecto Potasio Río Colorado conlleva una inversión de 10 mil millones de dólares, pero la empresa brasileña cuando buscaba la habilitación anunció que dispondría 6.000 millones en todo el proyecto. También aseguró que 26 mil personas se van a quedar sin trabajo en 30 días, pero en el yacimiento trabajan 4.300.

En declaraciones a radio Mitre Mendoza Ferrer advirtió: “No sé cómo hará la provincia de Mendoza para absorber esta gente si se queda sin fuente de trabajo”. Pero a la hora de hacer número cerró una cifra muy diferente a la que se conoce de fuentes oficiales. “Tenemos 26 mil personas que están quedándose sin trabajo dentro de 30 días”, pronosticó.

Según ese cálculo, el proyecto, que tiene 4.300 empleados con contrato vigente pero suspendido, debería ser el responsable de la creación de más de 21.000 puestos indirectos, algo que no se condice con los informes oficiales.

La mayoría de los 4.300 puestos de trabajo que están suspendidos en Malargüe corresponden a afiliados a la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA). Para ellos, habrá posibilidades laborales este año como nunca en la provincia, según el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción Regional Mendoza. Fernando Porreta, dijo días atrás que este año “va a faltar mano de obra si se cumplen los planes oficiales de viviendas”. El dirigente empresario resaltó que “si tenemos activas todas las viviendas lanzadas, más lo de Procrear va a faltar manos de obra. A la gente que construye individual por Procrear está teniendo dificultades para conseguir mano de obra”.

Luego, Ferrer cargó la responsabilidad por la suspensión de las operaciones de Vale en la política minera del Gobierno de Mendoza. “El problema en Mendoza es que hasta ahora para el gobernador la minería no ha estado en la agenda”, dijo Ferrer, montado en una declaración de Pérez ante una coyuntura negativa desde el punto de vista social para el desarrollo de proyectos mineros metalíferos en la Cordillera de Los Andes, que es el objetivo de todas las presiones de la Cámara que preside Ferrer y otras que auspician el desembarco de multinacionales expertas en la minería a gran escala.

En el alarmante relato del presidente de la Cámara de Servicios Mineros apareció un nuevo dato falso en medio del golpe teledirigido al gobernador: “Tenemos un proyecto emblemático de 10 mil millones de dólares y no está en la agenda”, afirmó. Falso, porque hasta en el momento de mayor sintonía entre el gigante minero brasileño y los gobiernos nacional y provincial las proyecciones fueron de una inversión a 25 años de 6.000 millones de dólares. La cifra real es el 60% de la que usó Ferrer en el operativo de presión al gobierno.

 

vale_

 

 

Share