Brasil rechaza la fruta local

La gran cantidad de fincas abandonadas dificulta el control de las plagas de los frutales

Share

Perales abandonados en San Rafael.

La gran cantidad de fincas abandonadas y el proteccionismo de Brasil a su fruta explican, en gran medida, el rechazo a los cargamentos de peras, manzanas y membrillos rechazados por ese país esta semana, analizó el ministro de Producción e Industria de Neuquén, Facundo López Raggi. La dcisión afecta también a los agricultires de Mendoza, que se quedarán sin poder venderle la fruta a los brasileños, uno de sus principales compradores.

Miles de productores abandonaron en estos años las fincas por el valor de la fruta, tanto en la región patagónica como en Mendoza. “Esto es un grave problema para la sanidad”, admitió Lóepz Raggi entrevistado en radio Unco Calf. “El control de la carpocapsa se hace en bloque, no se puede cuidar una chacra si la del vecino tiene carpocapsa, no sirve. La carpocapsa se pelea en forma integral, no hay manera de combatir en una chacra si el vecino tiene carpocapsa”, puntualizó el funcionario neuquino.

Nota relacionada: Economías regionales en picada: La Federación Económica de Mendoza advirtió que hay fincas enteras de perales abandonadas sin cosechar

No sólo la carpocapsa se extiende cuando las fincas son abandonadas, sino que es imposible controlar todo tipo de plagas. Una de ellas, la polilla de la vid. Precisamente, los pilotos que deben controlar esta plaga detectaron durante la campaña 2017/2018 que el 30% de las fincas del Este de Mendoza estaban en estado de abandono, lo cual favorecía la proliferación de la polilla. Ese porcentaje sólo contempló aquellos cultivos que todavía podrían recuperarse, abandonados entre los 2 y los 4 años, y no incluyen los que ya se han muerto.

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria de Tunuyán y de la FEM, Alberto Carleti, señaló que la situación de las actividades productivasdel agro en Mendoza fueron bombardeadas por “inflación y aumento de los costos, sobre todo energía y combustible, que han pegado muy fuerte en estas actividades ya que son insumos importantes”.

No obstante, otro factor incide en el rechazo a la fruta argentina: el proteccionismo de los productores brasileños: “Argentina y Brasil tienen un acuerdo de mitigación de riesgo que no implica que no haya carpocapsa. Todos los años hay una presencia en diferentes grados de carpocapsa, pero cuando hay un control mas intensivo de la plaga se encuentran mas evidencia. Los productores de brasil están haciendo presión para cuidar su estatus sanitario, están en su derecho”.

Share