Un año de gestión

A un año del fracaso de la ley del cianuro, Suarez insistió en la megaminería como salvación

Share

Rodolfo Suarez en un acto partidario. Foto: Facebook Rodolfo Suarez

A un año del traspaso del gobierno entre Alfredo Cornejo y Rodolfo Suarez, el mandatario insistió en que la ley del cianuro, que envió a la Legislatura menos de 24 horas después de asumir, era la opción para generar empleo y reducir los índices de pobreza e indigencia –triplicados por su antecesor en el cargo– y que fue una mayoría “bulliciosa” la que lo impidió, pero que la mayoría está de acuerdo con la megaminería.

Fue en sendas entrevistas brindadas a los diarios Los Andes, El Sol y Mdz, en las cuales el mandatario se despachó contra quienes salieron a las calles a defender la Ley 7722 -que prohíbe el uso de tóxicos en la minería- y aseguró que se trata de grupos activos que se movieron en las redes con frases que insuflaron temor en la población.

Informe Explícito: la ley del cianuro de Suarez

Inicio de gestión con pueblada y represión

El fracaso de la ley del cianuro condicionó el inicio de la gestión de Suarez, quien tuvo que relanzar su gobierno a poco de haberlo iniciado por el desgaste público que sufrió haber insistido con el derribo de una ley defendida desde hace años por vecinos y asambleístas en las calles y rutas de Mendoza, que él ordenó reprimir en Casa de Gobierno.

Suarez reprimió con balas de goma y gases a los manifestantes de la Marcha del Agua

 

En un intento de remontar, Suarez anunció un paquete de leyes para mostrar empatía popular tras la pueblada del agua. 

“Yo no he cambiado lo que pienso y cada noche, cuando pongo mi cabeza en la almohada, no me arrepiento de ninguna decisión, porque esta medida era una oportunidad”, señaló Suarez un año después a Los Andes. 

Suarez aseguró en las entrevistas que con la megaminería los mendocinos iban a comprarse un auto, irse de vacaciones y tener sueldos de hasta 100 mil pesos en empresas privadas. También apuntó a la zonificación minera, en el caso concreto de Malargüe, donde según el gobernador hay licencia social para avanzar.

Insiste en que la minería genera trabajo y riqueza

Sobre el fracaso de la legalización del cianuro en la minería, Suarez sostuvo a modo de balance: “Tuve que derogar una ley que no tuvo una semana de vigencia y obviamente que eso a mí no me gustó, no lo tenían en mis planes. Pero ocurrió y seguramente este fin de año van a querer hacer manifestaciones o festejos. Yo lo que les digo a los mendocinos y a las mendocinas, es que en Mendoza las cosas se podían hacer bien. Se podía generar mucha riqueza y generando riqueza es como se cuida el agua”

“Generar empleo y que la gente tenga sueldo digno, su auto, que se pueda ir de vacaciones, que tenga cobertura para la salud, que tenga buena educación para sus hijos y buena vestimenta para nosotros es primordial.  Tenemos que hacer muchas cosas para cambiar la matriz productiva. La minería era una y no se podía esperar mucho porque la pobreza es muy grande en Mendoza”, le dijo a El Sol.

Agregó que “la gente que ahora está a favor es una mayoría silenciosa. En cambio la oposición sigue muy activa, y sobre todo está la vida humana en esto. Hubo movimientos internacionales, también gente de otras provincias, y había que preservar la paz social”.

En Mdz se explayó más sobre megaminería:

“Yo hice una propuesta a los mendocinos con un objetivo final, que era esto que la gente pudiera tener un buen auto, que pudiera irse a vacaciones, que tuviera un sueldo digno, que tuviera que los ingresos le permitiera el acceso a la salud ya la educación de calidad, con un Estado que tenga riqueza. Y creo que la minería era una gran oportunidad que teníamos. Ahora hablo en tiempo pasado, porque obviamente no tuvo el consenso social que se requería. Hoy considero que lo que ocurrió fue algo exagerado. Es más: actualmente, en las mediciones que estamos haciendo, se ha cambiado la percepción de la gente en gran medida. Hoy la gente cree que esto podría ser una salida económica, sobre todo el Sur, en Malargüe”.

Después aclaró que el tema estaba clausurado en su gobierno, pero que estaba pendiente de resolver la situación en Malargüe, donde el intendente tiene entre manos un proyecto para que se exceptúe a su territorio de la aplicación de la ley provincial.

En ese punto, señaló sobre el futuro de la megaminería en Mendoza y la reforma de la Ley 7722 que “los debates se van generando, ahora la gente que ha quedado sin trabajo se está preguntando esto”.

Sobre el fracking, Suarez remarcó que seguirá la política de Cornejo con beneficios a las empresas: “Ver cómo atraemos empresas para que en el ala norte de Vaca Muerta vengan a explotar. Hemos hablado con YPF para decirle que vengan a explotar, porque el petróleo hay que usarlo”.

 

Share