Al rescate de los bodegueros

El gobierno asegura que pagará “como corresponde” a los mendocinos que cosechen

Share

Foto: Enolife.com

El ministro de Economía, Enrique Vaquié, aseguró que el programa para reclutar cosechadores de Mendoza que suplan a los del Noroeste en las fincas esta temporada tiene también por objetivo bajar los índices de desempleo en Mendoza, que venían creciendo desde la gestión de Alfredo Cornejo y consolidaron esa tendencia con la pandemia. 

El plan del gobierno es achicar ese índice con trabajo temporario de la cosecha en las fincas de Mendoza. A su vez, promete el Ejecutivo que pagará lo que corresponda por trabajar a destajo en las fincas en la temporada.

El salario que ofrecen bodegueros y empresarios del agro en Mendoza no suele compensar el sacrificio que implica levantar la cosecha, que arranca con el ajo en septiembre, sigue el damasco damasco el durazno y cereza, luego las fincas de viñas y al final en el otoño nogales, papa y demás. Para ese trabajo llegan unos 15 mil obreros del norte que, junto a los que aporta Mendoza, trabajan toda la temporada turnándose entre fincas.

“El Ejecutivo provincial gestionará, junto con los Municipios y el sector privado, las mejoras necesarias para que el trabajo agrícola vuelva a ser una actividad atractiva para todos aquellos que deseen ofrecer su mano de obra y, claro está, ser remunerados como corresponde por su esfuerzo y compromiso”, señaló al respecto Emilce Vega Espinoza, directora Territorial de Empleo y Capacitación.

La pandemia consolidó en Mendoza la caída del empleo en blanco de la gestión de Cornejo

El gobierno salió en auxilio de los bodegueros y empresarios del agro, que cada año cuentan entre su mano de obra a 15 mil cosechadores que llegan desde el Norte, preferentemente desde Salta y Jujuy, a trabajar en las fincas empezando por la cosecha de ajo, siguiendo por las frutas de pepita, luego la vid y culminando en abril con los frtos secos.

El final de la temporada 2019-2020 ofreció, para remate, una postal funesta: miles de obreros fueron abandonados a su suerte en fincas de Mendoza, sin asistencia estatal, cuando arrancaban las restricciones por el COVID-19. Salieron al rescate organizaciones barriales y de Derechos Humanos. 

“Hay un problema para que ingresen y hay un problema para que salgan de Mendoza -señaló Enrique Vaquié, ministro de Economía, entrevistado en Lv Diez-. Y a su vez Mendoza tiene un problema de empleo, que creció por producto de la pandemia-cuarentena del 8,3% al 15,3% en 2020. Estamos intentando que ese número se achique con trabajadores mendocinos”.

“A su vez firmamos un convenio para que un montón de trabajadores que se toman sus vacaciones en el momento de la cosecha este año no se la tomen, que trabajen y cobren extra, y nos ayuden a reclutar gente. Para no tener el problema del ingreso y el egreso de trabajadores a la provincia”, completó sobre el convenio que firmaron con SOEVA este jueves.

 

Share