Mano de obra norteña

Mendoza negocia con Jujuy cómo traer cosechadores sin repetir la dantesca postal de la vendimia

Share

Vendimiadores que llegaron a Mendoza desde el norte en el suelo de la Terminal de Mendoza. Foto: gentileza Red por los Derechos Humanos

A fines de abril, muchos incluso en mayo, pudieron irse de Mendoza todos los cosechadores que quedaron varados en plena pandemia -la mayoría oriundos del Noroeste argentino- tras haber levantado la fruta de las fincas mendocinas. Obreros tirados en el suelo de la Terminal con sus familias sin asistencia del estado, ayudados por organizaciones barriales y de DD.HH. fue la postal dantesca que ofreció esta provincia como cierre de la vendimia.

Ahora el Gobierno de Mendoza negocia con Jujuy cómo hacer para que esos obreros vuelvan la próxima temporada sin riesgos de contagios de COVID-19. El contexto es complejo, además, porque ambas jurisdicciones encabezan la lista de provincias más complicadas por la enfermedad.

Con sus pares de Jujuy -de donde proviene la mayor parte de los obreros- Mendoza busca destrabar el ingreso de los llamados trabajadores “golondrina” con “protocolos que permitan el ingreso y desarrollo de la actividad bajo estrictos controles sanitarios”, según el Gobierno.

Un tema central aquí son las condiciones de alojamiento de estos cosechadores, que en general sobreviven hacinados en galpones con sus familias mientras dura la cosecha.

Estas circunstancias laborales, de por sí deplorables, violan cualquier medida sanitaria, y más aún las decretadas por las autoridades enel marco de la pandemia.

Informe Explícito: cosechadores varados en Mendoza en plena pandemia

“De las estadísticas que tenemos, de marzo en adelante, buena parte de la mano de obra es oriunda de Jujuy. Le siguen Tucumán, Salta y Santiago del Estero. Por diversas reuniones que hemos tenido con autoridades nacionales, sabemos que Nación no va a implementar un protocolo específico que permita sortear esta situación. Es por ello que tenemos que avanzar en nexos interprovinciales a los efectos de sanear la situación”, remarcó al respecto Facundo Biffi, Jefe de Gabinete del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza.

“Tenemos una demanda importante por parte de los propietarios de las fincas, y es por ello que buscamos lograr un esquema de protocolos conjuntos que ayuden a sanear ambas necesidades”, agregó el funcionario.

Resolver las condiciones sanitarias en las que van a traer a esos miles de cosechadores es una cuestión urgente: en pocos días aarranca la cosecha del ajo dentro, sigue el damasco damasco el durazno y cereza, luego las fincas de viñas y al final en el otoño nogales, papa y demás. En general son los mismos obreros los que trabajan toda la temporada, rotando en las fincas.

Varados a la buena de Dios

Cuando los cosechadores quedaron varados en Mendoza tras la vendimia, uno de los inconvenientes fueron los permisos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Algunos lograron abordar sus colectivos en las fincas y luego desde la Terminal de Mendoza no se les permitía salir, o salían y eran retenidos en las fronteras.

Según el Gobierno de Mendoza, eso esta vez no pasará.

“Estamos a la espera de que en los próximos días la CNRT emita un comunicado donde se dejará en claro el lugar de descanso de los colectivos que viajen desde el Norte hacia nuestra provincia. En un primer lugar tenemos entendido que serán las propias terminales de ómnibus de cada provincia las que deberán implementar los protocolos necesarios para permitir a circulación del transporte, sin que ello sea una posibilidad de transmisión del virus”, aseguró Biffi.

 

Share