Dos días de protestas

Gremios y trabajadores autoconvocados salen a las calles contra el congelamiento salarial y la persecución de Suarez

Share

SITEA, AMPROS, ATE y Judiciales son algunos de los gremios que protestarán este martes contra el congelamiento salarial de los estatales en Mendoza.

Este miércoles y jueves empleados estatales nucleados en distintos gremios y trabajadores de la salud  que le facturan al Gobierno de Mendoza como monotributistas desde hace años mantendrán una jornada de protestas en el Hospital Central y en las calles y llegarán a Casa de Gobierno.

Será la confluencia de distintas protestas que en los últimos meses mantuvieron en alto la conflictividad con el Gobierno de Mendoza, que mantiene congelados los salarios desde el inicio de su gestión y no pagó los aguinaldos según los plazos que establece la ley. 

Por un lado, el Frente de Estatales en Lucha -donde se agrupan ATE, el SUTE, APEL, Judiciales, Fadiunc y Unión Personal de Juegos y Casinos de Mendoza (UPJCM)- hará desde las 9 un caravanazo desde el Hospital Central hacia la sede del Ejecutivo son dos reclamos centrales a los cuales cada sindicato le sumará reivindicaciones propias: apertura de paritarias y aumento salarial de emergencia.

Trabajadores estatales de la Administración Pública Provincial, Guardaparques, Registro Civil, Barreras Fitosanitarias, DGE, Salud y Desarrollo Social serán parte de este caravanazo para que se abran las negociaciones salariales en el ámbito de la paritaria, freezadas por Cornejo y mantenidas sin avances por Rodolfo Suarez.

Por otro lado, los trabajadores agrupados en SITEA (de estatales) y AMPROS (de los profesionales médicos), y trabajadores autoconvocados, votaron la realización de un acampe que durará dos días en el Hospital Central. Se congregarán allí también desde las 9, marcharán a Casa de Gobierno, y luego en el hospital seguirán con una serie de actividades destinadas a dar a conocer su situación laboral en plena pelea contra el COVID-19.

“Hartazgo por el maltrato del gobernador”

Uno de los gremios que participará del caravanazo del Frente Estatal es el de los Judiciales, que llevará entre sus reivindicaciones el pago inmediato del aguinaldo, la formalización del acta paritaria en la que se acordó un reglamento para el trabajo a distancia, la democratización de OSEP y el cese de la persecución y criminalización de la protesta.

Adriana Domínguez, titular del gremio, remarcó el sentimiento de “hartazgo de parte de los compañeros y compañeras por el maltrato que hace el gobernador, el presidente de la Corte, el sector de diputadas y diputados del oficialismo. Hay muchas ganas de salir a pelear por defender nuestros derechos. El Frente era una necesidad imperiosa que se gestó en el gobierno de Cornejo y hoy tiene más sentido que nunca. No es una batalla más sino la continuidad de una batalla de muchos años”.

Sobre los trabajadores que protagonizarán el caravanazo, señaló Roberto Macho, de ATE: “Son compañeros que pasan momentos muy delicados porque sufren el abandono sistemático del Gobierno en cuanto a sus condiciones laborales y salariales: hay trabajadores precarizados que no llegan a cobrar $20.000; pases a planta a cuentagotas; y sin apertura de paritarias no tenemos aumentos salariales, siendo que la recaudación de 2020 supera a la del año anterior”.

Enfermeros y enfermeras monotributistas

Antes incluso de que la OMS declarara el estado de pandemia por la expansión del coronavirus, trabajadores de la salud de Mendoza protestaban en los hospitales y centros de salud por el congelamiento de sus salarios y sus contratos precarios.

Un trabajador de la salud que factura no alcanza a cubrir las necesidades de la canasta básica para mantener a una familia sin estar por debajo de la línea de pobreza, según los propios datos oficiales. Le quedan 21 mil pesos de bolsillo, contaron a EXPLÍCITO en oportunidad de visibilizar sus reclamos. 

La situación a la que se vieron expuestos por el COVID-19, pagando de sus bolsillos insumos de protección, incrementó los reclamos. Como respuesta el Ejecutivo ofreció darles OSEP por cuatro meses sólo a ellos (no al grupo familiar) y Suarez mandó a decir que no hay chances de aumentos: “Yo no tengo la máquina de emitir”, soltó.

El acampe fue votado por los trabajadores en una asamblea masiva el 23 de octubre pasado, después de meses de protestas en las calles  por la situación de precariedad de los trabajadores de la salud y por la letra chica del pase a planta de los enfermeros, que contempla un régimen menor al que les corresponde. 

 

Los puntos centrales del reclamo sobre los cuales se decidió el acampe son dos:

1- Pase a régimen 27 de todos y todas las licenciadas en Enfermería.
2- Aumento salarial urgente, “no podemos continuar cobrando 16 o 20 mil pesos por mes”, explicaron a EXPLÍCITO trabajadores dela salud que participaron de la votación.

 

 

 

 

Share