Cornejismo y vuelo bajo

El primer año de Suarez termina como empezó: con permanente arenga prominera y de ajuste

Share
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Rodolfo Suarez empezó con el pie izquierdo en diciembre de 2019, y cierra el primer año de mandato insistiendo en la minería como tabla de salvación. Foto: facebook Rodolfo Suarez

Se cumplió el primer cuarto del mandato del gobernador radical Rodolfo Suarez. Terminó como empezó: empecinado con la flexibilización ambiental para favorecer los negocios mineros metalíferos.

El cianuro antes, durante y después de la pandemia marca la agenda del gobernador, que coincide con la del establishment provincial.

Suarez recibió la banda de Alfredo Cornejo, quien se quedó con una gran cuota de poder, además de una multitud de cargos en el gabinete y el control total de la Legislatura.

Diciembre

No bien asumió, el gobernador acordó con el peronismo avanzar en la derogación de la Ley 7722. Abdicó con el pueblo de toda la provincia sublevado conta la contaminación que supone la minería metalífera a gran escala, imposible sin el uso de cianuro y otros tóxicos para separar los minerales valiosos de la roca.

Pacto del cianuro consumado: a pedido del lobby minero, la Legislatura enterró la Ley 7722

En 20 días, la pueblada se llevó puesto el acuerdo de Suarez con el peronismo, que ya era conducido por la camporista Anabel Fernández Sagasti, aunque el partido demorara un año en ungirla con los atributos de presidente del aparato provincial.

Enero

La imagen de Suarez quedó manchada por el cianuro que intentó permitir. Arrancó en el 2020 si ley prominera. Decidió congelar salarios públicos y tarifas.

Febrero

Al mismo tiempo, decidió el gobernador no ir a las fiestas departamentales de la Vendimia. Quería evitar las broncas de los pueblos por su avanzada minera. Las puteadas en masa a dos meses de tomar el poder eran inconvenientes, razonó el equipo comunicacional oficial.

Suarez terminó el calendario de vendimias invicto: no fue a ninguna de las fiestas

Marzo: pandemia

En marzo pasó la Fiesta de la Vendimia y entró en escena la cuarentena por la pandemia. En principio, Suarez acordó con las líneas generales bajadas por el presidente Alberto Fernández. Después la presión de Cornejo y el macrismo lo llevaron a tomar distancia en público, mientras trataba de conciliar en privado con la Casa Rosada.

Abril: golondrinas varados

En abril, las restricciones a la circulación de las personas fueron un tormento para los trabajadores golondrinas que habían llegado a Mendoza a levantar las cosechas.

El gobierno de Suarez los abandonó a la buena de los voluntarios que se hicieron cargo como pudieron de atender algunas de sus necesidades.

Informe Explícito: cosechadores varados a su suerte en Mendoza

Mayo: achique y minería solapada

El primero de Mayo fue a la Legislatura para la apertura de las  sesiones ordinarias. Insistió con la minería. Ahora con el anuncio de la conformación de un consejo social ambiental, cuya integración contendría a sus aliados contra las prohibiciones contenidas por la Ley 7722.

Siguiendo a su mentor, Cornejo, Suarez enfatizó sobre la necesidad de achicar el Estado y seguir con el ajuste, que durante el año de gestión de su antecesor le costó la caída en la pobreza a unos 100 mil mendocinos que habitan el Gran Mendoza. En el achique del Estado que imagina el gobernador se cuenta la reducción de la Legislatura a una sola cámara.

Junio: una jueza por la ventana

En junio, entre gallos y media noche consiguió la renuncia del juez de la Corte Jorge Nanclares y se apuró en nombrar en su lugar a la conservadora católica Teresa Day. La movida sirvió para consolidar el control del máximo tribunal por parte del cornejismo.

“Le tomé juramento prematuro a Teresa Day, lo reconozco, porque si no la Corte lo iba a impedir”

A la vez, vuelve a plantear una pelea contra la Nación por Portezuelo del Viento. A esta altura, la estrategia ideada por Cornejo y ejecutada por Suarez quedó en evidencia: la construcción de la Nación como enemiga de Mendoza, siendo los intereses de la provincia los mismos que los del cornejismo.

Julio: represión en la Peatonal

En julio, el ajuste tuvo la primeras consecuencias en las calles. Los municipales de la Capital, que gobernó Suarez desde la muerte del ex intendente Víctor Fayad hasta desembarcar en la gobernación y ahora gobierna su sobrino, Ulpiano Suarez, salieron a reclamar una recomposición que alivie los efectos de la inflación sobre el poder adquisitivo de sus salarios. La respuesta estatal fue la represión.

Mientras tanto, por la pandemia se decidió en Mendoza prohibir la circulación desde las 23, una medida que tuvo resistencias aisladas. A mitad de año todavía había mucha más gente asustada por el coronavirus que la que elegía enfrentarse a la política sanitaria.

Agosto: drones y marchas anticuarentena

Comenzaba, entonces, a impactar la pandemia entre el personal de la salud. El contagio de muchos de los médicos en el hospital Lagomaggiore fue la primera alarma en ese sentido.

A renglón seguido comenzó el fogoneo macrista de las marchas anticuarentena. Al mismo tiempo, la Legislatura aprobó una iniciativa de Suarez para arrestar a los que hacían fiestas en sus casas mientras regía la cuarentena.

A la par de la política antipandemia, Suarez salió a barrer un bastión del garantismo penal. Mandó un proyecto a la Legislatura para dejar sin margen al Comité de Prevención de la Tortura. Y le dio inicio a la era de la vigilancia de las personas con drones en Mendoza.

Suarez inicia la era de la vigilancia a la población con drones, que funcionarán también de noche

En el contexto de la guerra siempre latente con La Pampa por el agua del Río Atuel, la Corte de la Nación le ordenó al gobierno de Mendoza entregar un caudal mínimo a la vecina provincia.

En agosto se anunció la suspensión de la Fiesta de la Vendimia por la pandemia.

Septiembre: hospitales a tope

Hacia septiembre, la ocupación de camas en las terapias intensivas llegaba al 90 por ciento, mientras crecían los contagios con COVID-19 informados a diario por el Gobierno. Con los hospitales desbordados, el Gobierno lanzó una matricula para médicos extranjeros.

Las cuentas de la provincia eran endebles cuando el gobernador recibió el bastón de Cornejo. La situación se agravó por el parate económico que obligó la cuarentena. Suarez tuvo que tomar deuda para pagar los aguinaldos.

Octubre: marcha atrás con la ley de Educación

El intento de avanzar con un proyecto de Ley de Educación generó como respuesta una serie de caravanazos convocados por el SUTE.

En octubre, el gobernador debió recular con esa iniciativa porque no logró convencer ni a los legisladores aliados para que lo votaran.

Sin los votos necesarios en la Legislatura, Suarez retiró hasta 2021 el proyecto de Ley de Educación

Mientras tanto, continuaban las protestas de maestros, enfermeros y otros estatales por condiciones laborales y salarios. “No tengo la máquina de emitir”, les respondió Suarez.

En octubre se llegó al récord de contagiados con COVID-19 en la provincia. Se dio ese mes el pico anunciado desde la constatación de los primeros casos en estas tierras.

Noviembre: paritaria a la fuerza

En noviembre, la Justicia le ordenó al gobernador convocar al SUTE a paritarias.https://explicitoonline.com/la-justicia-ordeno-a-la-dge-reabrir-la-paritaria-con-el-gremio-docente-por-plataforma-virtual/ Como consecuencia, el gobierno extendió esa acción a otros gremios del Estado.

No obstante, la propuesta oficial en esa instancia fue dejar todo como está. Los empleados del Estado cerrarán el año sin aumentos de salario. Es decir, los empleados públicos pueden comprar el 60 por ciento más o menos de lo que podían en diciembre del año pasado con sus salarios.

Suarez no ofreció recomposición de los salarios de los estatales para este año

A la vez, el gobierno habilitó el proceso para aumentar el boleto de colectivos en respuesta a una demanda de los poderosos empresarios del sector.

Finalmente, hace unos días, el gobierno anunció que la minera brasileña Vale devolvió el proyecto Potasio Río Colorado, al margen de ese cauce en Malargüe, a la provincia.

Suarez confirmó que Mendoza se hará cargo de la mina que Vale abandonó por no ser rentable

Diciembre: elegía por la minería

A poco de cumplirse un año de mandato el gobernador dio entrevistas a los medios de empresarios en las cuales repitió un mismo discurso: con la minería Mendoza hubiera salido de la pobreza y la indigenciamultiplicadas por dos y por tres en la gestión de Cornejo-.

La culpa de que esto no ocurriera, achacó, fue de una “campaña del miedo” orquestada desde el exterior y pagada.

La gestión del primer año de gobierno de Suarez tuvo vuelo bajo, pero se vio favorecida por el andar errante del peronismo en la oposición.

Share